La semana pasada se viralizó un video en el que un cuentahabiente, entraba más que molesto a una sucursal de Santander, para encarar a una de las cajeras. El hombre, con celular en mano, grabó desde la entrada los adentros de la sucursal y a la empleada, quien no daba crédito a lo que el hombre decía.

Como ya te habrás enterado, el hombre reclamaba a la cajera, que ella era la responsable de dar el «pitazo» al ladrón del que había sido víctima, e incluso, la amenazó diciéndole que le iba a cobrar su dinero una vez que ella abandonara la sucursal. Desde ese momento, el rostro de la mujer, empleada del banco Santander en el municipio vercruzano Boca del Río, se hizo viral en redes sociales tanto en foto como en video.

También te puede interesar:  Abandonan a perrito atado a una cuerda y muere ahorcado... Testigos de Jehová lo encuentran

Pues ahora, es la misma empleada quien presenta una denuncia penal por amenazas en contra del sujeto que la videograbó, y de haberla acusado (sin pruebas), de estar vinculada a los delincuentes que robaron más de 70 mil pesos.

Además, la víctima del robo amenazó a la mujer con cobrarle una vez que abandonara la sucursal y subió el video a las redes sociales.

También te puede interesar:  Empresaria se va a vivir a Suiza porque AMLO ganó, ahora la llaman #LadySuiza

Aunque había algunos rumores de que uno de los detenidos tenía algún parentesco con la cajera, al momento, las autoridades no han declarado que se haya encontrado vínculo alguno entre el detenido y la cajera.

Por su parte, el banco Santander, dice que la cajera jamás tuvo acceso a un celular o medio de comunicación y tienen videos para probarlo;  “en los avances actuales de la investigación no se ha acreditado ninguna relación de nuestros colaboradores con este lamentable suceso, ni parentesco o complicidad con delincuentes, como se ha especulado”, dice su comunicado.

Comentarios