El obispo de Tampico, José Armando Álvarez Cano afirmó que actualmente se conoce la existencia de tres supuestos casos de posesión, por lo que consideró que todas las diócesis deben de contar con un sacerdote exorcista.

«No son casos que se den todos los días y en todas las personas, es por eso que se requiere de un sacerdote que sepa situaciones psicológicas, mentales y de otro tipo de situaciones que pueden darse», dijo y agregó que no se está buscando a personas ajenas sino a padres de la misma congregación que tengan el llamado de Dios para poder especializarse a enfrentar estas situaciones.

De acuerdo con Álvarez Cano, ante la diócesis de Tampico han llegado tres casos de personas que presuntamente han sido poseídas por el demonio, pero habría más; sin embargo, se cece de un conteo formal, al no existir el área específica dedicada ello.

Con información de Milenio

Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  La Marina toma control de la seguridad en Acapulco