Florianópolis, en Brasil, se ha sacudido con la historia de Flavia Godinho Mafra, quien tenía 36 semanas de embarazo y fue invitada por una amiga a un baby shower falso en Canelinha, donde fue asesinada y su hija le fue sacada del vientre.

«Flávia desapareció el jueves en la tarde cuando se fue al supuesto baby shower que tendría lugar en São João Batista», reportó a policía local. El detective Paulo Alexandre Freyesleben e Silva confirmó que la causa de la muerte de la víctima fue un corte agudo en el abdomen y heridas de un ladrillo.

También te puede interesar:  Pastor que culpó de la COVID19 al sexo gay, muere por

Su cuerpo fue encontrado por su esposo y su madre el 28 de agosto, en un depósito de cerámica. La enterraron en el Cementerio Municipal de Canelinha después de una breve ceremonia.

La bebé fue llevada al hospital por la amiga que realizó la invitación inicial, junto con su esposo; presentó cortaduras en las espalda, algo que despertó sospechas entre el personal del centro de salud. Ambos fueron arrestados.

De acuerdo con los informes, la mujer dijo haber sufrido un aborto espontáneo en enero, por lo que se había obsesionado con robar un niño. Mientras que su pareja admitió haber asesinado a Godinho Mafra en la escena del falso baby shower.

Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  Empresa 'contrata' perritos callejeros como acompañantes