Acerca de 

Comunicóloga y Columnista en diversos medios, Consultora Enogastronómica y Sommeliere. Directora General de Pilar Meré, comunicación Integral Especializada: Wine, Food & Lifestyle. Directora Comercial y Editora de Estilo de Vida de la Revista Personae; certificada por el CIVB (Consejo Interprofesional de los Vinos de Bordeaux) Directora de Comunicación y Relaciones Públicas de la
Asociación Mexicana de Sommeliers, A.C. Conductora del podcast 'Sommeliers para llevar', del periódico Reforma, Conductora del segmento 'Charlando de Vino' los miércoles dentro del programa Qué tal Fernanda.

“El vino es la música y las copas el instrumento”

 

Más allá que un simple capricho o únicamente mercadotecnia, la forma de las copas tiene por objeto permitir que nuestra percepción del vino sea mejor en el paladar.

También te puede interesar:  Las fiestas de la vendimia en L.A. Cetto

Su diseño, basado en ingeniería, ha sido pensado en función de la distribución de las papilas gustativas en la lengua y la manera en que el vino ingresa en la boca.

El diseño de las copas, que las hace diferentes cada una, corresponden a las características de cada vino conforme la uva con la cual está elaborado.

La copa ideal debe ser de cristal preferentemente o de vidrio, sin color, integrada por un cáliz o globo amplio con una boca o borde más angosto para conservar los aromas y virtudes del vino. El pie o tallo fino y alargado para sostener la copa sin modificar la temperatura del contenido y una base.

También te puede interesar:  El Terroir

En general, las copas de vino tinto son más granes y con una boca más abierta que las de blanco, ya que requieren mayor oxigenación para “abrir” y expresarse mejor olfativa y gustativamente.  Las de blanco suelen ser más pequeñas, y con una boca también más pequeña.

Por su parte, las de espumante “tipo flauta” tienen un cáliz estilizado que se ensancha en la base, para permitir que el vino se exprese sin perder temperatura, y se vuelve a estrechar en la boca para que los aromas se concentren, el gas carbónico no se escape y las burbujas se luzcan a la vista.

También te puede interesar:  Más que vino verde

Sin embargo, las indispensables para tenerlas en nuestra casa y disfrutar cada vino, son las genéricas de tinto y blanco y la flauta para los espumosos.

Es conveniente lavar las copas con agua caliente y sin detergente.

Existen cepillos adecuados para su limpieza y resulta muy importante, sobre todo si la copa es de cristal, nunca dejarla con vino porque tiende a mancharse.

Pueden dejarse secar al aire en los soportes que existen para ello y después “trapearla” con un trapo seco para evitar que conserve malos olores.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here