Un estudio publicado por investigadores del Centro Riken de Ciencias Computacionales, con sede en Kobe, Japón, sostiene que las caretas son poco efectivas para contener la difusión de partículas microscópicas que pueden contener coronavirus.

Agrega que dichos escudos no protegen en actividades como hablar, cantar o estornudar. La investigación modeló la difusión de micropartículas respiratorias en la supercomputadora más rápida del mundo.

De esta forma, concluyó que si una persona es portadora del virus y usa una, lo que hace es protegerse de las gotitas generadas por otros; pero la barrera plástica es totalmente ineficaz para proteger a otros de las gotitas del propio portador.

Con información de Univisión

Comentarios