Si en una parte amanece; por fuerza, en otra anochece

Recientes

José Armando de 14 años renunció a las quimios para disfrutar la vida

Para muchas personas, una de las cosas que más sufren cuando están enfrentando una batalla contra el cáncer, es sin duda es el tema de las quimioterapias. Ta...

El lamento de Gaza: Biden y la complicada búsqueda de paz

En medio del caos y la tragedia en Gaza, el presidente Biden enfrenta un nuevo obstáculo en la búsqueda de la paz. El reciente ataque israelí contra una fila...

Canadá estrecha fronteras. Lo que debes saber antes de empacar

¡Atención viajeros! Canadá ha desplegado su nueva carta de reglas para los visitantes mexicanos, y la palabra clave aquí es "visa". Después de un aumento not...

Desmantelamiento en Tijuana: un vistazo al cateo que sacudió la ciudad

En un giro dramático, la FGR, a través de su Fiscalía Federal en el Estado de Baja California, realizó un cateo que dejó al descubierto un arsenal de armas y...

¡Primeras imágenes de la serie de Chespirito!

Pues terminó la espera y ya sabemos quiénes estarán en la serie dedicada al gran actor y escritor de comedia, Roberto Gómez Bolaños, mejor conocido como 'Che...

Compartir

Aunque suene raro, durante los tiempos de don Porfirio se inventó la noche. Hasta antes de la llegada de la electricidad a las ciudades, la vida de las personas casi estaba atada al ritmo de la naturaleza, y los intentos para enfrentarse a la oscuridad no llegaban muy lejos: los quinqués con aguarrás y las velas siempre perdían la partida. A la mayoría de la gente no le quedaba más remedio que irse a dormir como las gallinas. La noche era peligrosa. Sin embargo, en cuanto se encendió el primer foco, los citadinos comenzaron a inventar y descubrir nuevas actividades que, por supuesto, demandaban más electricidad a las plantas de Nonoalco, la Verónica, Indianilla y San Lázaro que estaban en la Ciudad de México, y a ellas pronto se sumó la producción de la presa de Necaxa.

También te puede interesar:  ISSSTE despide a 3 mil trabajadores a nivel nacional

El Porfiriato | porfiriatosite

La electricidad no solo iluminaba, gracias a ella era posible desvelarse, conversar sin miedo a que las velas se acabaran, irse de parranda a los lugares que estaban más que aluzados y, de pilón, ir a dar la vuelta a las plazas o entrar a los grandes almacenes. Incluso, una de las maneras de divertirse quedó profundamente vinculada con la nueva energía: el cine que, en tiempos de don Porfirio asistió al nacimiento del primer templo para las películas. El Salón Rojo que tenía la primera escalera eléctrica que se montó en la Ciudad de México. Si la gente iba por las pelis o a treparse a ese armatoste era lo de menos. Fuera como fuera, la luz era la ganona.

También te puede interesar:  México suspende operaciones de vuelo en aeronaves Boeing

El primer cine capitalino y el primero con escaleras eléctricas | El  Universal

Comentarios