Pretextos quiere la muerte, para llevarse al enfermo

Recientes

José Armando de 14 años renunció a las quimios para disfrutar la vida

Para muchas personas, una de las cosas que más sufren cuando están enfrentando una batalla contra el cáncer, es sin duda es el tema de las quimioterapias. Ta...

El lamento de Gaza: Biden y la complicada búsqueda de paz

En medio del caos y la tragedia en Gaza, el presidente Biden enfrenta un nuevo obstáculo en la búsqueda de la paz. El reciente ataque israelí contra una fila...

Canadá estrecha fronteras. Lo que debes saber antes de empacar

¡Atención viajeros! Canadá ha desplegado su nueva carta de reglas para los visitantes mexicanos, y la palabra clave aquí es "visa". Después de un aumento not...

Desmantelamiento en Tijuana: un vistazo al cateo que sacudió la ciudad

En un giro dramático, la FGR, a través de su Fiscalía Federal en el Estado de Baja California, realizó un cateo que dejó al descubierto un arsenal de armas y...

¡Primeras imágenes de la serie de Chespirito!

Pues terminó la espera y ya sabemos quiénes estarán en la serie dedicada al gran actor y escritor de comedia, Roberto Gómez Bolaños, mejor conocido como 'Che...

Compartir

Aunque algunos lo nieguen o miren para otro lado, la mera verdad es que morirse es una costumbre que tiene la gente. En tiempos de don Porfirio, cuando alguien estiraba la pata, lo que seguía dependía de los bolsillos de sus deudos: los más finolis y modernos dejaron de velar a los difuntos en sus casas y comenzaron a hacerlo en los lugares que se dedicaban a este asunto. No por casualidad, en 1875 se fundó la empresa Eusebio Gayosso y Compañía en la Ciudad de México, la cual ofrecía los mejores servicios para estas ocasiones. Además de esto, las familias de siete apellidos tampoco dudaban en sacar la cartera para rentar un tranvía mortuorio para llevar el ataúd al cementerio y, de pilón, contrataban otro para los dolientes que lo acompañarían en su último viaje.

Las costumbres modernas y finolis no eran las únicas que rifaban en los días de tristeza y llanto. Las familias más conservadoras —y las que tenían problemas de lana para ir a ver a don Eusebio— seguían velando a sus muertos en sus casas o, si tenían vara alta, hasta podía tocarles una misa de cuerpo presente o una rezadera con sobrados sacerdotes que no dudaban en pedirle al cielo por el alma que seguramente iba para allá. Además de esto, como la fotografía ya estaba casi al alcance de todos, los viejos cuadros que retrataban a los cadáveres fueron cambiados por las imágenes que tomaba el fotógrafo del rumbo. Nada como tener un recuerdo del angelito o del adulto en sus últimas horas sobre la tierra.

También te puede interesar:  SFP responde críticas del New York Times

Los velorios populares también tenían lo suyo: el muerto se colocaba en la mesa, le ponían sus cirios y, en menos de lo que lo estoy contando, llegaban las rezanderas con sus rosarios, los cuates y los familiares que siempre traían algo de beber y de comer, y a ellos pronto se sumaban los músicos que rascaban las tripas para empeorar las canciones que le gustaban al muertito. En muchos casos, cuando el velorio se terminaba y los escándalos no habían sido mayúsculos, la gente cargaba el ataúd —o el petate— hasta el cementerio. Si se podía, los músicos los acompañaban y, de pilón, se contrataba a un cuetero para que tronara sus maravillas en el mero cielo. A como diera lugar había que avisarle a la corte celestial que estuvieran listos para recibir el alma de la persona que se había petateado. Lo que esa persona hubiera hecho en vida ya estaba perdonado y olvidado, ya era un ánima que solo se merecería los buenos recuerdos y, obviamente, una celebración de miedo el Día de Muertos.

Comentarios