Hay películas que te bajan las expectativas antes de su estreno, y después resultan gratas sorpresas. El problema es que esas gratas sorpresas después buscan replicar el efecto en una segunda parte, y sólo terminan por demostrar que no tienen mucho con qué sorprendernos.

Me duele un poco admitir que ‘Jack Reacher: Sin regreso’ (‘Jack Reacher: Never GoBack’, d. Edward Zwick) es justo esa clase de película. La ‘Jack Reacher’ del 2012 sonaba como un potencial fracaso, partiendo de la elección de Cruise en el rol titular. El Reacher de la serie de novelas de donde se adaptó el filme es un imponente gigantón que prácticamente hace que los villanos se mueran de miedo con una simple mirada.

jack-reacher-4Cruise tuvo que esforzarse al máximo para hacernos olvidar los 30 centímetros de altura que le separaban del material base, pero lo logró.

Curiosamente tampoco tuvo problema con extender el personaje en esta secuela. Su Reacher es un antisocial que, pese a todo, tiene su corazoncito. Es el tipo al que no te gustaría encontrarte en un callejón oscuro que de alguna manera está más preocupado por defender a los indefensos que por buscarte pleito.

En esta segunda parte, Reacher entra en contacto con una policía militar llamada Susan Turner (Cobie Smulders) quien ha sido acusada injustamente de espionaje. De inmediato se establece una incómoda afinidad entre ambos, esencialmente por el hecho de que Turner desempeña las mismas labores de investigación que Jack alguna vez desempeñó como miembro de las fuerzas armadas.

jack-reacher-3En el proceso de defender a la atractiva oficial, se dibuja ante nosotros un misterio relacionado con el contrabando de armas, que desencadena a su vez una cacería humana en la que un desalmado asesino apodado El Cazador (Patrick Heusinger) va matando gente sin tentarse el corazón, rumbo a una inevitable confrontación con Reacher.

También te puede interesar:  Vida, no estamos en paz

Hasta este punto la película es un poco formulaica y predecible, pero no es que la original haya sido un cúmulo de ingenio. Incluso la sociopática actitud del protagonista en situaciones que no involucren romperle el cuello a alguien resulta simpática, particularmente por la exasperación del personaje de Smulders al tener que lidiar con su idiosincrático defensor.

El problema es que la trama introduce un elemento disruptivo en la figura de Samantha Dutton (Danica Yarosh), una adolescente con actitud que podría ser la hija que Reacher nunca supo que tenía. La inclusión de este personaje en el tercio permite algunos intercambios graciosos con su potencial padre, pero le restan mucho del aire de amenaza que precisamente le hacía tan efectivo en el filme previo.

jack-reacher-2La saga literaria creada por Lee Child cuenta con un largo historial, y esta historia se desprende del decimoctavo libro de Jack Reacher. ¿Ya entienden por qué esto significa un problema? Cuando le inventas una posible hija a tu desalmado y rudo personaje, es porque ya hay tanta familiaridad con su carácter que estás buscando explorar aspectos desconocidos de su personalidad. Aquí estamos hablando apenas de la segunda ocasión en que Reacher llega a la pantalla. ¿Había necesidad de suavizarle con tonos sentimentalistas y cuasi paternales, cuando lo que urgía era recordarnos que puede matar a cinco oponentes en cuatro segundos con sólo tres balas? La respuesta es “NO”.

También te puede interesar:  AGUAS POCO PROFUNDAS

Quizá lo que no le ayuda a la película es la elección de director. Zwick es un talentoso realizador, pero está más a gusto en películas con tintes grandiosos y mensajes más profundos, como ‘Gloria’ (1989) o ‘El Último Samurai’ (2003). El director de la cinta previa fue Christopher McQuarrie, guionista de ‘Sospechosos Comunes’ (1995), y el contraste entre estilos es evidente. Mientras que en la película original teníamos diálogos breves y agresivos, en similitud con el austero protagonista, en esta segunda parte hay “momentos especiales” y bromas un poco forzadas.

jack-reacher-5Zwick olvidó por un momento que el público que busca conquistar Cruise en esta faceta de “superhéroe de carne y hueso en la edad madura” prefiere ver a Jack Reacher impartiendo justicia a balazos y puñetazos que conectando con su posible hija. La tarea de volver a impresionarnos con el personaje parecía complicada, pero en realidad no lo era tanto. Todo era cuestión de ser fiel a la esencia del protagonista.

Mucho me temo que no habrá una tercera película para corregir el rumbo, pues aunque ‘Jack Reacher: Sin regreso’ no es una mala historia, no parece ofrecer nada para que los productores piensen “Olvidémonos de ‘Mission: Impossible’, tenemos una franquicia tan buena como esa o la saga de ‘Bourne’ en las manos”. Al menos nos hubiera hecho olvidar que Cruise quiere hacer una nueva ‘Top Gun’…

Sí­ganme en TWITTER (@FinisimaPersona)

Y escúchenme en Junkie.mx/ff

Comentarios