¿Sabes qué ha pasado con el caso del Colegio Rébsamen?

Ya pasaron 8 meses desde la tragedia ese martes 19 de septiembre, cuando a la 1:14 de la tarde el sismo de magnitud 7.1 grados afectó la estructura del colegio y comenzó a colapsarse, dejando bajo los escombros a varios niños y adultos que no lograron salir a tiempo.

Hablo del Colegio Enrique Rébsamen ubicado en la Avenida Brujas y División del Norte, en Coapa, aquí en la Ciudad de México. Un colegio privado, como muchos otros de la delegación Tlalpan, donde niños de kínder, primaria y secundaria se encontraban en el momento del sismo.

La gravedad de los daños -y más por el hecho de que aún había niños bajo los escombros- hizo que se le diera una cobertura mediática ininterrumpida a este colegio. Cientos de personas acudieron al lugar para ayudar en las tareas de rescate y por la noche de ese martes llegó también el presidente Enrique Peña Nieto para hacer un recorrido.

Para las 4 de la mañana del miércoles 20 de septiembre se contabilizaban 21 niños y 4 adultos muertos. De acuerdo con declaraciones del presidente, en las labores de búsqueda y rescate participaron 500 elementos del Ejército y de la Secretaría de Marina, así como 200 de Protección Civil.

Al final, la cifra fue de 19 niños y 7 adultos fallecidos. Hoy existen directores de obra con órdenes de aprehensión que han desaparecido y nadie ha logrado dar con su paradero. También está la dueña del colegio -Mónica García Villegas- que tampoco ha pisado la cárcel.

Y la entonces delegada de Tlalpan -actualmente candidata de Morena al gobierno capitalino- a quien algunos de los padres que perdieron a sus hijos en esta tragedia acusan de corrupta por haber permitido que este colegio siguiera operando a pesar de las irregularidades reportadas con anterioridad.

Para situarnos, la historia del Colegio Rébsamen inicia en los años 80, cuando es inaugurado como una escuela modesta, que poco a poco fue ampliando su matrícula y servicios, al mismo tiempo que extendía su terreno y aumentaba su altura.

Según los registros del Sistema Nacional de Información de Escuelas, este colegio incorporado a la SEP con el número 84281, tenía 32 alumnos en Preescolar, 185 en Primaria y 130 en Secundaria. Y operaba con 27 docentes en 24 aulas.

También te puede interesar:  José Pablo Moncayo y su Huapango

Hablando de una escuela con salones que se amplió a través de los años, lo primero que llega a la mente cuando se escucha la noticia del derrumbe es que seguramente las víctimas están atrapadas entre los escombros de las aulas. Pero no…

Las 37 personas que quedaron atrapadas estaban bajo dos viviendas -propiedad de la dueña y directora del colegio- ubicadas en el área conocida como “edificio administrativo”. Un edificio de 4 niveles donde se ubicaban las direcciones de Primaria y Secundaria, además de 2 patios techados en la planta baja.

Pero eso no es todo, en este edificio también estaba el laboratorio, un salón de usos múltiples, una sala de cómputo, oficinas administrativas y la cereza del pastel: en el segundo piso la casa de la dueña y la de su hermano; además de una azotea habilitada como roof garden.

Según se puede apreciar en las fotografías del colegio antes del sismo, este “edificio administrativo” eran en realidad 2 edificios contiguos que tras la remodelación de sus fachadas daban la impresión de ser uno solo.

Según informó la Marina, en el momento del sismo ya había estudiantes en el patio techado del Jardín de Niños, que era utilizado para reunir a los alumnos diariamente a la 1:30 de la tarde y organizar así su salida.

De las 37 personas atrapadas, además de estos niños del patio, otros quedaron en la escalera ubicada entre el “edificio administrativo” y la escuela, zona que era utilizada como “ruta de emergencia” en caso de temblor o incendio.

Paradójicamente, algunos alumnos aseguran que lograron salvarse por no ocupar estas escaleras, sino las otras metálicas ubicadas al fondo de la escuela. En cuanto a la dueña y directora del colegio, ella fue rescatada el mismo martes después de las 5 de la tarde.

De acuerdo a testimonios de vecinos y empleados del colegio, el “edificio administrativo” fue construido en 2 etapas en los últimos 20 años y fue clausurado al menos 3 veces por presuntas irregularidades.

Y repito, hasta el día de hoy no hay nadie en la cárcel pagando por esta tragedia que más allá del sismo, fue devastadora por los actos de corrupción de un colegio que se expande de tal manera, sin las condiciones arquitectónicas ni de seguridad correspondientes, que magnifica los efectos del sismo y deja a varias familias sin sus hijos.

También te puede interesar:  Niegan procedimiento abreviado contra exdirectora del Colegio Rébsamen

***

Con los datos que te acabo de presentar en este periodismo de vida, te pregunto: ¿Quién o quiénes son responsables de esta tragedia? ¿Quién consideras que debería estar en la cárcel respondiendo por este caso?

Escríbeme a las redes sociales de QTF y comparte tus opiniones.

Comentarios
+ posts

Hola, soy Fernanda Familiar, Fer para ti.

Esta es tu casa digital, donde para mí es un placer recibirte para informarte de contenidos actuales, noticias y muchas historias, mismas por las que me llaman: la ’periodista de vida’.

Te comparto que junto con mi equipo de trabajo, haremos nuestro mejor esfuerzo para que tengas una experiencia memorable en esta navegación digital. Este espacio para mí representa un compromiso y una responsabilidad porque eres mi invitada o invitado de lujo.

Mi día a día es una locura: voy del programa de radio en Grupo Imagen, a encontrarme con miles de personas en una conferencia, grabo los Fernanda Talks Home, atiendo mi casa y a mis hijos; de ahí a dar una plática para una empresa, entrevistar a alguien, escribir un poco para editar otro libro... Alguna vez me dijo Héctor Bonilla que yo me había tragado una turbina, y ¡sí! Vivo intensamente feliz a este ritmo, desde hace más de 30 años y, lo mejor, es que todavía tengo mucho que aprender, mucho por hacer, decir y compartir contigo.

Tu casa digital es visitada mensualmente por 4 millones de personas que encuentran algo en común, por eso son una comunidad que me permite unirles; porque tenemos los mismos valores, principios y porque sabemos que, en este espacio, ¡somos más los buenos!

Agradezco de corazón tu tiempo de navegación, tus comentarios y el interés que dedicas a esta zona digital. Por favor, si hay algo que pueda hacer para mejorar tu visita solo escríbeme y lo atenderé en cuanto esta vida de locura me lo permita.

Bienvenida,
Bienvenido.

Artículo anterior[AUDIO EXCLUSIVO] «AMLO no tiene bots»: Tatiana Clouthier
Artículo siguienteOfrecen celular a cambio de 58 kilos de aguacates, un hombre lo compra
Hola, soy Fernanda Familiar, Fer para ti. Esta es tu casa digital, donde para mí es un placer recibirte para informarte de contenidos actuales, noticias y muchas historias, mismas por las que me llaman: la ’periodista de vida’. Te comparto que junto con mi equipo de trabajo, haremos nuestro mejor esfuerzo para que tengas una experiencia memorable en esta navegación digital. Este espacio para mí representa un compromiso y una responsabilidad porque eres mi invitada o invitado de lujo. Mi día a día es una locura: voy del programa de radio en Grupo Imagen, a encontrarme con miles de personas en una conferencia, grabo los Fernanda Talks Home, atiendo mi casa y a mis hijos; de ahí a dar una plática para una empresa, entrevistar a alguien, escribir un poco para editar otro libro... Alguna vez me dijo Héctor Bonilla que yo me había tragado una turbina, y ¡sí! Vivo intensamente feliz a este ritmo, desde hace más de 30 años y, lo mejor, es que todavía tengo mucho que aprender, mucho por hacer, decir y compartir contigo. Tu casa digital es visitada mensualmente por 4 millones de personas que encuentran algo en común, por eso son una comunidad que me permite unirles; porque tenemos los mismos valores, principios y porque sabemos que, en este espacio, ¡somos más los buenos! Agradezco de corazón tu tiempo de navegación, tus comentarios y el interés que dedicas a esta zona digital. Por favor, si hay algo que pueda hacer para mejorar tu visita solo escríbeme y lo atenderé en cuanto esta vida de locura me lo permita. Bienvenida, Bienvenido.