El grupo de hackers conocido como “Anonymous” publicó un mensaje dirigido a los “multimillonarios que donaron enormes sumas de dinero para la restauración de Notre Dame” y al papa Francisco.

Los famosos activistas informáticos les recriminaron por no actuar de la misma forma cuando se trata de temas como la “pobreza, la falta de techo y la degradación ambiental”.

Gucci, Louis Vuitton, Apple y otros titanes de la industria se comprometieron a aportar dinero para esta causa, pero estos mismos intereses son extrañamente silenciosos cuando se trata de la pobreza, la falta de vivienda o la degradación ambiental, problemas que realmente importan a la gente del mundo”, dice el mensaje que fue publicado en el sitio anonews.com.

También te puede interesar:  Para el Papa, América Latina “sufre un fuerte embate de liberalismo económico”

También intentan persuadir a las multimillonarias familias apelando a su “sentido de la humanidad, con la esperanza de que encuentren el coraje para utilizar su organización de caridad de maneras que realmente puedan alterar la estructura de clase de la que se benefician”.

Otro de los blancos del mensaje fue el papa Francisco y la Iglesia Católica.

Nadie sabe cuánto dinero tiene el Vaticano, pero la mayoría de las estimaciones ponen el valor neto de la organización en cientos de miles de millones. La catedral de Notre Dame fue uno de los edificios de mayor importancia histórica y cultural de una de las organizaciones más ricas del mundo. Siendo ese el caso, ¿por qué el dinero de la reconstrucción no viene directamente del Vaticano? ¿Por qué el Papa no ha rechazado la afluencia masiva de fondos y, en cambio, ofrecer pagar la reconstrucción con los cofres del Vaticano?”, dice.

También te puede interesar:  VIDEOS: Sismo de 7,3 sacude a Venezuela

“Las organizaciones que dicen hablar en nombre de Dios están mostrando que están llenos de codicia y vanidad”, termina.

Anonymous se refiere a las empresas que anunciaron sus donaciones pero también a las familias Arnault, propietaria del grupo de lujo LVMH, y Pinault, dueño de Kering, dos de las mayores fortunas de Francia, que anunciaron una donación de 200 y 100 millones respectivamente para reconstruir la catedral de Notre-Dame de París, víctima de un voraz incendio que destruyó su techo.

Con información de Agencias

Comentarios