La historia de Geraldine Fernández: un cuento de Studio Ghibli que resultó ser falso

Recientes

El doloroso momento que un koala llora la muerte de su compañera

Los koalas, estos hermosos y simpáticos marsupiales originarios de Australia, son sin duda uno de los animales más queridos por la gente, sobre todo por su a...

Vendedor de frituras se viraliza cantando en concierto de Los Temerarios

En medio del concierto del legendario grupo 'Los Temerarios' un señor fue captado cantando con gran sentimiento una canción de la banda. El grupo originario ...

Universitarios desarrollarán proyectos de titulación en 12 naciones

La diversificación de relaciones académicas internacionales es un factor...

La UNAM, a la punta de la investigación en neurobiología: Lomelí

El Instituto de Neurobiología (INB) de la UNAM se ha consolidado como un referente nacional e internacional tanto en el estudio del sistema nervioso integral...

Trabajarán en el Instituto de Astronomía en su plan de desarrollo para la siguiente década

El Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM debe elaborar su estrategia de crecimiento para los próximos 10 años, en la cual se consideran nuevas líneas de in...

Compartir

Una historia que parecía ser de éxito y orgullo latino se desmoronó cuando se descubrió que Geraldine Fernández, una joven ilustradora colombiana, había fabricado su supuesta participación en «El niño y la garza», la más reciente película de Studio Ghibli.

La historia de Fernández se hizo viral después de que «El niño y la garza» ganara el Golden Globe 2024 a Mejor Película Animada. La joven afirmó haber dibujado 25 mil fotogramas para la película, lo que equivaldría a unos 30 minutos de la misma. Sin embargo, desde el principio, hubo señales de que algo no cuadraba en su relato.

Fernández aseguró que había trabajado de manera remota desde Colombia, algo que muchos animadores cuestionaron, dado que Studio Ghibli es conocido por su meticulosidad en todos sus proyectos. Además, afirmó que solo estuvo cerca del equipo del estudio en un par de ocasiones y que el propio Hayao Miyazaki se refería a ella como «la colombiana».

Sin embargo, la verdad salió a la luz cuando se descubrió que el nombre de Fernández no aparecía en los créditos de «El niño y la garza» ni en páginas especializadas, como IMDB o Anime Staff Database. Además, los documentos que presentó para respaldar su conexión con Studio Ghibli resultaron ser diplomas por participar en concursos de cerámica y una maestría en línea.

También te puede interesar:  VIDEO: Detectan al "doble" de Trump en una gasolinera

La situación se agravó cuando se descubrió que Fernández había plagiado las ilustraciones de su portafolio y que había dado conferencias y cursos en Colombia, donde compartía su supuesta experiencia con Studio Ghibli.

También te puede interesar:  Burro Van Rankin confirma que Luis Miguel grabó nuevo disco

Tras la revelación de la verdad, Fernández y la empresa donde trabajaba, Tecnoglass, se vieron obligados a cerrar sus cuentas de redes sociales debido a la avalancha de críticas y memes. La historia de Geraldine Fernández es un recordatorio de que, aunque una mentira pueda volverse viral, la verdad siempre encuentra su camino.

Comentarios