La inclusión de la perspectiva de género en la salud es fundamental

Recientes

Adiós a las sequías con el fin de ‘El Niño’

El Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos anunció oficialmente el fin del fenómeno de El Niño en el Océano Pací...

Detienen a presunto asesino de Norma Patricia

Tras el trágico ataque que cobró la vida de Norma Patricia 'N' en las calles de Iztapalapa, se logró la detención de Marco Antonio N., de 23 años, como presu...

Xóchitl Gálvez impugna elección presidencial

La ex candidata presidencial Xóchitl Gálvez ha presentado una impugnación formal contra el proceso electoral 2023-2024, solicitando una investigación y sanci...

Superar la sequía requiere de varios años de lluvias intensas

La falta de lluvias nos afecta de manera inmediata; empero, su presencia no significa que nos recuperemos de una sequía, la cual es un fenómeno natural cícli...

¡Amor en el aire! Argentina busca sobrecargo en vuelo a Monterrey

La joven conocida como 'Giu Giuliante' subió un video que se hizo viral y llegó hasta la persona que buscaba. Una mujer de Argentina, completamente flechada,...

Compartir

Es sustancial generar políticas de participación y de reconocimiento de las mujeres en el campo de la salud. La atención e investigación en este ámbito van a cambiar cuando se consideren las experiencias, vivencias y sentires femeninos, porque permitirá complementar numerosos campos del conocimiento y abordar otros que no habían sido tratados, afirmó la titular de la Coordinación para la Igualdad de Género de la UNAM, Norma Blazquez Graf.

Al poner en marcha el Foro por el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, destacó que en la Universidad Nacional existe una propuesta de igualdad de género, y la Facultad de Medicina (FM) se ha caracterizado, y más ahora, en la consolidación e impulso de esa política en la salud.

No podemos olvidar lo que acaba de pasar con la pandemia: cómo el conocimiento biomédico fue fundamental para resolver incertidumbres, y a quienes estuvieron al frente del cuidado de las personas, resaltó.

La inclusión de la perspectiva de género en la salud es fundamental a partir de la prevención, atención, conocimiento y formación para la práctica médica. “Es un gran cambio que las mujeres representen el 60 por ciento de la matrícula de licenciatura, y ojalá sea así en el posgrado muy pronto”. Con ese personal, la calidad de la investigación y la docencia en este campo va a ir transformando, subrayó Blazquez Graf.

A su vez, María del Carmen Jiménez Martínez, representante de la Comisión Interna para la Igualdad de Género de la FM, recordó que la salud es bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad; lograrlo en la comunidad es un reto que asume la Facultad, donde se forman profesionales en esta disciplina.

El Foro es recordatorio, experiencia y oportunidad para que sumemos en pro de la salud, expuso en el auditorio Fernando Ocaranza.

También te puede interesar:  La vigencia de la democracia

En la ponencia Enfermedad cardiovascular en las mujeres, Gabriela Borrayo Sánchez, secretaria General de la FM, externó que la primera causa de muerte femenina son las enfermedades del corazón. Por cada una que fallece de cáncer de mama, 13 lo hacen por el primer padecimiento; la cardiopatía isquémica es la más frecuente entre las cardiovasculares.

En ese sector de la población, detalló la experta, son más recurrentes los factores de riesgo, como el estrés y la ansiedad, dislipidemia, diabetes, hipertensión arterial, el alto consumo de sal, obesidad, sedentarismo, y, por supuesto, el climaterio y la menopausia. El único menos frecuente es el tabaquismo.

El promedio de aparición de un infarto es de 62 años en los varones y de 66 en ellas; esa brecha entre ambos es más corta que en otros países, alertó.

En tanto, Alicia Piñeirua Menéndez, infectóloga e investigadora del Consorcio de Investigación en Salud, CISIDAT, comentó en México se estima que hay 240 mil personas infectadas; sólo 67 por ciento sabe que tiene el virus; 61 por ciento está en tratamiento antirretroviral, y 54 por ciento alcanzó la supresión virológica. “Nuestro principal problema es la infección”.

Aunque en general hay cuatro hombres infectados por una mujer viva, eso es diferente “dependiendo de qué México estemos hablando”. También en nuestro territorio hay 74 mil mujeres cisgénero con la infección.

A pesar de que representan 20 por ciento de quienes viven con VIH en nuestra nación, hay pocas estrategias dirigidas a ellas en términos de prevención, diagnóstico oportuno y de atención. “En América Latina, siete de cada 10 mujeres cis adquieren la infección por una pareja estable, novio o esposo”.

Su diagnóstico ocurre en el embarazo, o desencadenado por el de la pareja o de su recién nacido. Tampoco hay una oferta de pruebas en sitios donde reciben otras atenciones, como estrategias de anticoncepción, concluyó.

También te puede interesar:  Impulsa la UNAM la campaña CEREBREmos el dormir 2024

En tanto, Claudia Haydeé Arce Salinas, coordinadora de Equidad y Género de la Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos, al hablar de los Retos actuales en cáncer en las mujeres, dijo que esa es la tercera causa de muerte en la población, y se espera que haya un incremento en la incidencia mayor a 30 por ciento en los siguientes 10 años. Además, en los últimos años no se ha modificado la tasa de mortalidad por cáncer; “no hemos tenido el impacto que buscamos”.

En las dos neoplasias que ocurren con más frecuencia en ellas, la perspectiva de género cobra un factor relevante: cáncer cervicouterino y de mama.

Ninguna debería tener el primero, porque es prevenible con vacunación; sin embargo, casi 12 mueren al día por esta causa. Sus principales factores de riesgo son el inicio temprano de la vida sexual, el número de compañeros sexuales y el contacto sexual con individuos de riesgo.

El intervalo entre la adquisición de la infección y el desarrollo de la enfermedad es de 10 años, pero solo cuatro de cada 10 realizan estudios de prevención; la mayoría no acude al médico porque se les etiqueta y estigmatiza, y por ello el mal se detecta en etapas avanzadas.

En el caso de cáncer de mama, se detectan 30 mil nuevos casos cada año; se diagnostica cuando las lesiones son palpables. “La mortalidad disminuye gracias a la detección oportuna y los medicamentos. Por ello se requiere promover la educación para la salud, los estudios de tamizaje y el diagnóstico temprano”, concluyó.

Comentarios