«No puedo soportar esta maldita cosa»: Carlos III

Recientes

‘Los Tigres del Norte’ se presentaron en Inglaterra ¡y los fans se les subieron al escenario!

El reciente concierto de Los Tigres del Norte en la capital inglesa no solo fue un evento, ¡fue una explosión de pasión y euforia! Los fanáticos, sedientos d...

Exigen investigación tras tragedia en Metrobús

Las redes sociales se llenaron de mensajes exigiendo "Justicia para Maya y Ren" luego de que un trágico accidente en una unidad de Metrobús cobrara la vida d...

Netflix revela imágenes de ‘Cien años de soledad’: Un viaje épico al Macondo de García Márquez

Netflix ha dejado a sus seguidores ansiosos al revelar las primeras imágenes de "Cien años de soledad", basada en la obra maestra de Gabriel García Márquez c...

Al rato viene Gabo

No he podido digerir sentimientos, silencios, angustia, sufrimiento, ausencia y más, desde aquella llamada en la que escuché la voz de Rodrigo… —Fer, ya no h...

Exdirector de Conagua asegura que hay diésel en el agua

La crisis por agua contaminada en la alcaldía Benito Juárez entra en su día 17 con un panorama cargado de acusaciones y demandas de transparencia. El exdirec...

Compartir

Este martes, el rey Carlos III acaparó las miradas al dejar al descubierta su frustración por una pluma con fugas, durante una ceremonia de firma en Irlanda del Norte, donde estuvo de visita como parte de una gira por el Reino Unido para encabezar el duelo por su madre.

Sin embargo, el momento que se robó las miradas fue cuando se dispuso a firmar un libro de visitas, frente a las cámaras en el castillo de Hillsborough, y reaccionó molesto y frustrado al terminar manchado con el bolígrafo que usaba.

También te puede interesar:  Harry y Meghan viajan a Escocia para ver a la reina Isabel II

«¡Oh, Dios, odio este (bolígrafo)!», dijo. Luego se puso de pie y le entregó la pluma a su esposa, Camilla. «No puedo soportar esta maldita cosa», agregó Carlos III.

También te puede interesar:  Una mujer hiere con un cuchillo a 14 niños en un kínder

Esta es la segunda vez en los últimos días que muestra una irritación visible; el sábado, mientras firmaba documentos en Londres, hizo un gesto a los ayudantes para que lo ayudaran cuando un portalápices en la mesa se interpuso en su camino.

Comentarios