Michael, un bebé de 14 meses, comenzó a despertarse de un coma de cinco días, reconoció a su padre, que estaba a su lado, y le sonrió de una forma especial.

“Es un momento que apreciaré con cada centímetro de mi corazón”, dijo a CNN Emma Labuschagne, la madre de Michael. “Para ser sincera, tiene que ser el momento más feliz de mi vida. Es un milagro viviente y nunca nos hemos sentido más orgullosos de él”.

Los padres de Michael, Emma y Stuart Labuschagne, dijeron que quedaron horrorizados cuando descubrieron que su bebé había dejado de respirar en las primeras horas del 16 de marzo.

También te puede interesar:  Niño muere víctima de abuso por parte de su padre

Michael sufrió un paro cardíaco en su casa, y los paramédicos lo reanimaron con un desfibrilador y le inyectaron adrenalina para estabilizar los latidos de su corazón.

Cuando llegaron al hospital, los médicos colocaron a Michael en un coma inducido médicamente para proteger su cerebro de un daño mayor.

Michael tenía un fibroma cardíaco, un tumor que puede bloquear el flujo de sangre al corazón de un niño. Pero afortunadamente, pudo someterse a una cirugía en el Boston Children’s Hospital y ahora es un bebé como cualquier otro.

También te puede interesar:  Venezuela vincula a México en "atentado" contra Maduro; Gobierno rechaza acusación

“Siempre está sonriendo y sonriendo ampliamente. Sus hermanos mayores lo adoran y es un pequeño personaje fuerte en nuestra familia. Estamos muy agradecidos por él, incluso con sus problemas médicos”.

Con información de CNN

Comentarios
+ posts