El príncipe Harry de Gran Bretaña y su esposa Meghan reembolsaron a los contribuyentes británicos 2,4 millones de libras utilizados para renovar su casa británica, en línea con el compromiso que asumieron tras anunciar en enero que se retiraban de los deberes reales.

La renovación de Frogmore Cottage, una casa ubicada en los terrenos del Castillo de Windsor de la reina Isabel, en el oeste de Londres, había sido criticado por algunos medios británicos como demasiado costosa.

La devolución del dinero sucede en momentos en que Harry y Meghan, una exactriz estadounidense, buscan forjar carreras propias y tener más independencia económica. La semana pasada anunciaron que firmaron un contrato con Netflix para producir contenido para su plataforma de streaming.

También te puede interesar:  El Supremo de EE UU respalda el veto migratorio de Trump

Oficialmente conocidos como el Duque y la Duquesa de Sussex, la pareja se ha mudado a California, pero mantendrán Frogmore Cottage como su hogar cuando regresen a Gran Bretaña, bajo los términos de su acuerdo con la reina, la abuela de Enrique.

«El duque de Sussex (Harry) ha hecho una contribución a la Subvención Soberana», dijo un portavoz de la pareja.

También te puede interesar:  Abogado de hombre acusado de asesinar a un bebé rompe en llanto al escuchar la descripción del crimen

«Esa contribución, tal como fue ofrecida originalmente por el príncipe Enrique, ha cubierto completamente los costos de renovación necesarios de Frogmore Cottage, una propiedad de Su Majestad la Reina, y seguirá siendo la residencia en el Reino Unido del duque y su familia».

Los términos del contrato de Harry y Meghan con Netflix no fueron revelados. Antes de eso, la mayor parte de sus ingresos provenían de su padre, el príncipe Carlos, heredero al trono británico.


Información de Reuters

Comentarios