Por BBC News Mundo

«Si Irán ataca a cualquier estadounidense o cualquier patrimonio estadounidense, hemos focalizado 52 sitios, algunos de ellos de gran importancia para la cultura iraní».

Este tuit, publicado este sábado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, añadió más tensión si cabe al conflicto entre su país e Irán.

Tras sus declaraciones, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) recordó este lunes que tanto EE.UU. como Irán firmaron convenios internacionales en los que se comprometen a no dañar el patrimonio cultural y natural del resto de países signatarios, incluso en casos de conflicto armado.

El mandatario estadounidense advirtió que tenía 52 sitios en el punto de mira, entre ellos algunos de los de mayor importancia cultural para Irán.

En BBC Mundo destacamos cinco de los más populares y conocidos que, por su valor histórico o artístico, representan una huella vital del patrimonio humano.

1. Pasargadas

Esta ciudad es considerada cuna del imperio persa y fue la primera capital de la dinastía de los aqueménidas.

Fue fundada por Ciro II el grande en siglo VI a.c. y, según la UNESCO, «sus palacios y jardines, así como el mausoleo de Ciro, no sólo constituyen una muestra excepcional de la primera fase del arte y la arquitectura aqueménida, sino también un testimonio ejemplar de la civilización persa».

Esta organización considera esta ciudad como la capital del primer gran imperio multicultural de Asia Occidental. Este se extendía desde Egipto a través del Mediterráneo Oriental hasta las orillas del río Indo, el más importante del territorio que hoy pertenece a Pakistán.

También te puede interesar:  Votación adelantada abre en tres estados más de EU

La UNESCO, queen 2004 incluyó a Pasargadas como patrimonio de la humanidad en 2004, añade que el imperio aqueménida fue «el primero en respetar la diversidad cultural de sus distintos pueblos».

2. Persépolis

Restos arquitectónicos de la ciudad de Persépolis.

De acuerdo con la UNESCO, su riqueza arquitectónica, urbanística y tecnológica hacen de la ciudad real de Persépolis un testimonio sin equivalencia dentro de la civilización más antigua.

Su construcción comenzó en el año 518 por Darío el Grande, rey del imperio aqueménida. Luego, reyes sucesivos erigieron varios palacios, conformando un complejo arquitectónico donde destacan el palacio de Apadana y el de «Las Cien Columnas».

La UNESCO incluyó Persépolis en su lista patrimonial en 1979 y asegura que allí no se ha realizado ninguna reconstrucción. Todos sus vestigios monumentales son auténticos.

3. Palacio de Golestán

Sala interior del Palacio de Golestán.

Este palacio representa un testimonio único y contiene la representación artística más completa de la dinastía Kayar, quienes gobernaron la antigua Persia entre 1785 y 1925.

Las instalaciones del palacio fueron construidas en un estilo que sintetiza elementos europeos y persas, que se volvió popular en la arquitectura iraní a fines de siglo XIX y comienzos del XX.

La UNESCO designó este palacio como parte del patrimonio de la humanidad recientemente, en 2013, y lo considera un símbolo de la modernización de Irán y del impacto occidental en su arte.

También te puede interesar:  Legisladora rusa pide a las mujeres de su país no tener sexo con los extranjeros que visitan para el Mundial

4. El Jardín Persa

Jardín persa.

Este estilo ejemplifica la diversidad en el diseño de los jardines persas y cómo se adaptaban a las diferentes condiciones climatológicas.

Esta forma de construir estos espacios se remonta al siglo VI y contiene edificios, pabellones, murallas y sistemas de irrigación sofisticados. Este diseño de jardines se expandió e influyó tan lejos como en India o España.

De acuerdo con la UNESCO, el Jardín Persa exhibe un importante intercambio de valores humanos, siendo la principal referencia para el desarrollo del diseño de jardines en Asia occidental, países árabes e incluso Europa.

Además, la palabra «paraíso» proviene de la palabra avéstica «pairidaēza», que era el nombre de un jardín encerrado entre murallas.

Fue incluido dentro de la lista de Patrimonio de la Humanidad en 2011.

5. Mezquita del Viernes de Isfahán

Desde el año 841 y a lo largo de 12 siglos, esta mezquita muestra la evolución de la arquitectura de este tipo de edificios.

Su diseño sirvió como prototipo para varias mezquitas posteriores edificadas en la zona de Asia central. Se trata de un complejo de más de 20.000 metros cuadrados cuyas cúpulas abovedadas fueron una auténtica innovación arquitectónica.

Es la mezquita congregacional del viernes más antigua de Irán.

La UNESCO la catalogó como Patrimonio de la Humanidad en 2012.

Comentarios