Las redes sociales han dado pié a que un gran número de personas exponga sus pensamientos en torno a la pandemia, siendo los incrédulos quienes mayor atención y polémica logran generar.

Así, existen casos representativos que lograron incluso relevancia mediática pues se vieron contrariados a ser contagiados de una enfermedad que en principio tildaron de falsa. Aquí te recordamos algunos:

El caso más reciente en la esfera nacional corresponde al de José Luis Espinosa, conocido como ‘La Jefa’, quien poco antes de la quincena de este mes, falleció tras varias semanas de lucha contra la COVID-19, informó el gimnasio Las Barras Praderas ubicado en Naucalpan.

El integrante del centro de acondicionamiento físico del Estado de México, logró notoriedad en las redes sociales, luego de que fue captado a inicios de la epidemia en México en un video donde negaba la existencia del coronavirus y acompañado de otras personas invitó al publico a acudir entrenar.

También te puede interesar:  Venden supuestas tarjetas "protectoras" vs COVID-19

También se encuentra lo ocurridos con Brian Lee Hitchens y su esposa, Erin, de Florida, Estados Unidos, quienes decían frases como: «¡Claro que no es real, no existe!», en referencia a la pandemia.

Sin embargo, en mayo pasado, ambos fueron contagiados. Él siguió trabajando como taxista, sin usar cubrebocas, poco después, ella comenzó con síntomas más graves y enfermó.

«Pensamos que el gobierno lo estaba usando [el coronavirus] para distraernos o que estaba relacionado con el 5G», dijo el esposo.

«Si tienes que salir, por favor, usa la sabiduría y no seas tonto como yo lo fui, para que no te pase lo mismo que nos pasó a mí y a mi esposa. Este es un virus real que afecta a las personas de maneras diferentes. No puedo cambiar el pasado. Solo puedo vivir el presente y tomar mejores decisiones para el futuro», escribió tras el deceso de su esposa.

También te puede interesar:  Por primera vez, gracias a la tecnología, un ciudadano podrá competir contra los partidos políticos

También está Richard Rose, quien en abril pasado escribió el siguiente mensaje: «Dejemos esto claro, no voy a comprar una puta máscara, hasta aquí llegué al no comprar esa maldita exageración», en su cuenta de Facebook.

Con 37 años, el exsoldado estaba, como miles de personas, totalmente en contra del uso del cubrebocas y así lo hizo saber en sus redes sociales, pues apoyaba a la campaña «anti cubrebocas».

En julio, meses después de sus polémicas publicaciones, el hombre originario de Ohio, fue reportado como fallecido por complicaciones de COVID-19, luego de dar positivo al virus a inicios de mes.

Comentarios
+ posts