Tlaxcala: cuna de trata de personas

Recientes

Madre buscadora denuncia ineptitud de SEMEFO

La madre acudió personalmente a las instalaciones de la SEMEFO, donde le informaron que el cuerpo de su hijo había estado allí durante aproximadamente 8 meses..

Información sobre feminicidio de Paola Andrea Bañuelos Flores

La comunidad de Mexicali se encuentra consternada por el feminicidio de Paola Andrea Bañuelos Flores, una joven universitaria de 23 años, cuyo cuerpo fue enc...

Chica se enamoró del albañil que trabajaba en su casa ¡y acabó en boda!

Una historia de amor que comenzó de manera inesperada, protagonizada por Naomi Ramírez y su esposo, se convirtió en un fenómeno viral en redes sociales. El r...

¡Por fin! Profeco revela de qué está hecha realmente la Maruchan

Durante muchos años se han escuchado leyendas urbanas sobre las sopas instantáneas, incluso hay quienes afirman que están hechas de plástico y que consumirla...

Con tecnologías emergentes preservan costumbres y lenguas originarias

El videojuego en maya “Uk’ux ixim” (Corazón de Maíz), el libro en zapoteco con realidad aumentada “Diidxa” (Mis Primeras Palabras) y “Mook”, la experiencia d...

Compartir

El número de casos de trata de personas y explotación sexual en México es alarmante. La ONU, declaró que estos delitos están a la par de los cometidos por el narco organizado. Sin embargo, su combate es muy complicado, ya que en varias zonas, estos delitos forman parte de la cultura y la tradición local.

En Tenancingo, Tlaxcala, la explotación sexual y la trata de personas es tradición. Se considera parte la cultura e incluso se quiere amparar en usos y costumbres de los pueblos naturales. En esta ciudad, existe un rito iniciador de la cultura de la explotación sexual para que los hombres tengan poder sexual sobre las mujeres.

También te puede interesar:  778 mil delitos sexuales contra mujeres en 2015

La tradición indica que el recién nacido debe someterse a una iniciación aprobada por el chamán local: se deja al niño sin bañar por varias semanas y luego limpian la costra de sus genitales con un algodón. Posteriormente, junto con oraciones y rezos, acompañados por claveles rojos, ramas de pirul e incienso, se práctica una ceremonia, en la cual, el algodón utilizado sobre los genitales es mezclado con aceites especiales y luego se unta en el ombligo del bebé.

También te puede interesar:  Localizan 7 asesinados en Chilpancingo

Con esta práctica, el niño estará listo para ser un padrote obligado a mantener un harem bajo su control aún por la fuerza.

Con información de Reporte Índigo

Comentarios