London Fashion Week son tres palabras que describen no sólo el calendario de los desfiles londinenses, sino que significan mucho más para un fashionista: un cúmulo de sorpresas. Precisamente porque la ciudad es una de las piezas clave de la industria de la moda. Sus streetstylers compiten directamente con los de Nueva York, y la city europea bulle con nuevos iconos de etilo y musas, supermodelos, chicas y chicos it, diseñadores y firmas del high end.

Son muchas las firmas que han desfilado por Londres, pero me centraré en los dos desfiles a los que he tenido el placer de asistir y que definen perfectamente la moda de la capital británica:

ALEXANDER McQUEEN

Sarah Burton después de 15 años presentando sus propuestas en París regresa a Londres más que por una razón sentimental de conectarse con la ciudad que fue la cuna de McQueen por un motivo práctico – se encuentra embarazada de 38 semanas y le es complicado viajar-

La colección tuvo como marco la venue donde Sarah trabajó con McQueen hace más de 20 años. Se inspiró en un bosque encantando devolviendo a McQueen su romanticismo más mágico. Mariposas y flores se estampan en vestidos confeccionados en seda de organza, transparentes y con primacía de escotes en V, propios del romanticismo más tardío de McQueen.

También te puede interesar:  Entre estolas, capelinas y boleros

En contraste con este mundo de ensueño y ninfas, el negro –color por excelencia de la firma- estuvo presente en piezas de cuero y sastrería, blazers de esmoquin destruidas con solapas colgando alrededor del cuello, pantalones que se cierran con diversas correas a lo largo de la pierna y abrigos en piel con ricos bordados, que hicieron del desfile todo un éxito.

london-2

london-3

london-4

london-5

london-6

BURBERRY

Christopher Bailey volvió a tomar el Palacio de Kensington como escenario de uno de los desfiles más esperados de la London Fashion Week, el show de Burberry. La firma sorprendió con una pasarela colorida y una front row que convocó a multitud de celebridades.

El show contó con la guitarra acústica de Jake Bugg, en sintonía con un desfile con una marcada influencia en el glam rock y en la moda de los 60. El patchwork, la mezcla de estampados y los destellos metálicos pusieron ritmo a unas propuestas femeninas de aire retro formadas por mini vestidos baby doll con estampados coloridos y líneas geométricas. Camisas florales de inspiración sesentera, pantalones ajustados culotte de terminación acampanada, abrigos de piel rematados en animal print o vestidos lady acinturados y con largo por debajo de la rodilla son las prendas a destacar.

También te puede interesar:  De vacaciones y perfecta

Abrigos confeccionados en cashmere de inspiración militar con marcado estilo aviador y blazers de doble botonadura se combinaban a la perfección con botas bajas moteras de grandes hebillas y estilo punk o estampado felino, que no nos dejaron indiferentes.

london-8

london-9

london-10

london-11

london-12

london-13

Entre los convocados a la London Fashion Week destacaron celebridades de la talla de Alexa Chung, Rosie Huntington-Whiteley, Olivia Palermo, Suki Waterhouse o Lily Donaldson; así como Mario Testino y Naomi Campbell.

london-14

london-15

london-16

Por Carmelo García
Facebook.com/carmelooks
Twitter: @carmelooks
Instagram: carmelooks
@IDIP_MEX

Comentarios
Artículo anteriorLos 5 mercados de la CDMX que tienes que conocer
Artículo siguienteUn evento mágico para el futuro: “la prevención”
Asesor de Imagen, Personal Shopper y Fashion Stylist ¿De dónde soy? Es una de las preguntas que más me cuesta contestar: Nací en Madrid, he vivido en varias capitales europeas y dejé parte de mi corazón en México antes de aventurarme a dar un paso más en mi profesión mudándome a Londres, meca de la moda europea. Me especializo en el diseño de ruta de compras por las principales capitales europeas: París, Milán y Londres, ¿se puede considerar trabajo? Me considero polivalente, me nutro de mi background como abogado especialista en relaciones públicas y protocolo; y mis conocimientos en imagen para que las personas y empresas logren una imagen coherente con sus metas. Optimista, constante y responsable son los tres adjetivos que mejor me definen y las principales herramientas que utilizo en mi profesión, que no es mi medio de vida, es mi VIDA! Disfruto con la satisfacción que a mis clientes les supone proyectar la IMAGEN que realmente es acorde a sus objetivos personales y profesionales porque ello les permite aumentar su autoestima. La pregunta de ¿a qué te dedicas? Sí me es fácil de contestar “logro que las personas y empresas reflejen su mejor versión”.