En un informe presentado ayer en la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se comunicó que una cuarta parte de muertes de menores de cinco años se debe a contaminación del agua y el aire.

La contaminación del aire mata a 7 millones de personas al año, mientras que más de 842 mil mueren como consecuencia de enfermedades diarreicas ocasionadas por la falta de acceso a agua limpia y sanitarios.

La mayor parte de estos fallecimientos se concentran en el Sudeste asiático y en el oeste del Pacífico, con 28 por ciento y 27 por ciento del total, respectivamente.

En África se estima que el  23 por ciento de las muertes están relacionadas con la contaminación; 22 por ciento en el este del Mediterráneo, 15 por ciento en Europa y en torno al mismo porcentaje en el continente americano.

El aumento de enfermedades crónicas que matan a 38 millones de personas cada año, nos muestra el vinculo existente entre medio ambiente y salud. 

Así, la contaminación ambiental es el origen de muchas enfermedades respiratorias, mata a 7 millones de personas anualmente, 4.3 de ellas por malas condiciones de vida en  ambientes domésticos de países en desarrollo.

Con información de Excélsior

Comentarios