En México, no solo los periodistas se juegan la vida con su trabajo, sino que también los defensores del ambiente son un blanco por diferentes circunstancias que están en contra.

De acuerdo con la organización Witness International, somos el tercer o cuarto país más peligroso para los ambientalistas.

En 2018 hubo al menos 49 agresiones contra personas defensoras de los derechos humanos ambientales; de estos, 21 fueron asesinatos. De acuerdo al Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), estas cifras no dejan de ser sólo una “muestra ejemplificativa” ya que estos actos violentos no siempre se denuncian.

El diario digital mexico.com publicó un reportaje que revela que en la última década se han cometido 125 crímenes contra luchadores ecologistas en México: 108 asesinatos, entre estos de seis mujeres, y 17 desapariciones, entre ellas la de una mujer.

Del total de esos crímenes contra defensores, 49 ocurrieron en el gobierno de Peña Nieto y 76 en el de Felipe Calderón. En el 2011, durante el sexenio del panista, se registró el mayor número: 30. Le siguió 2017, bajo el gobierno del priista, con 19. En el último año han ocurrido 14.

También te puede interesar:  Dinero de hackeo fue depositado a cuentahabientes de Bancomer

La administración de Andrés Manuel López Obrador no ha sido la excepción de acabar con la vida de varios activistas ambientales.

Los defensores ambientales asesinados desde diciembre pasado son: Samir Flores, en Puebla; Manuel Martínez, en Hidalgo; Noé Jiménez Pablo, en Chiapas; Gustavo Cruz y Bernardino García, en Oaxaca; Quintín Salgado, en Guerrero; José Santiago y Sinar Corzo, en Chiapas, Guadalupe Campanur en Michoacán y José Luis Álvarez, en Tabasco.

Samir Flores

Cuatro disparos. Dos de ellos en la cabeza. Así fue asesinado fuera de su casa en Amilcingo, Morelos, en el centro de México, el activista Samir Flores tras oponerse en contra de la puesta en marcha de una termoeléctrica en el Estado de Morelos impulsada por el presidente López Obrador.

Noé Jiménez Pablo

Con huellas de tortura y casi 48 horas después de un operativo policíaco, fue hallado sin vida Noé Jiménez Pablo, líder del Movimiento Campesino Regional Independiente, organización adherida a la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (MOCRI-CNPA MM), uno de los principales líderes opositores contra el cacicazgo de los hermanos Carpio Mayorga de Amatán.

Gustavo Cruz y Bernardino García

Gustavo Cruz Mendoza, miembro del Consejo Indígena de los Pueblos de Oaxaca Ricardo Flores Magón (Cipo-RFM), fue asesinado el pasado 20 de enero en la comunidad Cerro Caliente, municipio de Santiago Jocotepec, donde un grupo paramilitar lo atacó a tiros en su casa. Cruz Mendoza trabajaba en defensa de la tierra en la zona de La Chinanteca, en la región de la Cuenca del Papaloapan.

También te puede interesar:  Las conclusiones de MITRE que ignoró equipo de AMLO sobre plan AICM-Santa Lucía

Quintín Salgado

Quintín Salgado Salgado, uno de los líderes del movimiento de trabajadores de la minera canadiense Media Luna de Torex Gold, localizada en el municipio de Cocula, fue asesinado el pasado 20 de enero. Fue el impulsor del paro y la toma de las instalaciones de la minera.

Guadalupe Campanur

Guadalupe Campanur Tapia, una defensora de los bosques mexicanos y activista de causas sociales, fue asesinada por estrangulamiento a principios de enero de 2019. Mantenía su activismo en busca de la seguridad, la justicia y la reconstrucción del territorio comunal de Cherán.

José Luis Álvarez

Álvarez Flores estaba encargado de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Saraguato (mono que predomina en la zona y al cual buscaba proteger de atropellamientos carreteros) y en diversos momentos hizo acusaciones sobre extracción ilegal de arena.

Comentarios