El activista José Luis Álvarez Flores, defensor del santuario del mono saraguato en el estado de Tabasco, fue asesinado a balazos, informaron organizaciones ecologistas.

Álvarez, de 64 años, fue hallado muerto este lunes cerca del ejido Calatrava, perteneciente al municipio de Palenque, en Chiapas, confirmó Miguel Pérez, presidente de las Unidades de Manejo Ambiental (UMA) de Tabasco, a la agencia EFE.

La UMA Saraguato, que Álvarez estableció en el 2012, maneja un área protegida de 345 hectáreas en Chablé, Tabasco, donde habitan un centenar de monos saraguato, también llamados aulladores, además de iguanas y garzas tigre.

Además de la defensa y protección del santuario del mono saraguato, Álvarez había denunciado recientemente la extracción ilegal de arena y material pétreo en el río Usumacinta, explicó el dirigente ambientalista.

También te puede interesar:  México deportará a migrantes indocumentados ante caravana

Pérez confirmó que el protector de los primates ya había pedido protección a las autoridades por las amenazas de muerte recibidas, pero nunca la recibió. «Esto es abominable, era una persona agradable, su defecto fue defender la extracción ilegal de arena, esa fue su lucha», lamentó.

«Reprobamos este cobarde asesinato, exigimos justicia, que protejan a su familia y otros dos defensores más que fueron amenazados», declaró Pérez al confirmar que junto al cadáver han dejado notas de amenaza a familiares y ecologistas.

Localizada en uno de los márgenes del Río Usumacinta, la UMA está enfocada en la conservación de la vida silvestre del saraguato, un primate que se encuentra en Belice, Guatemala y en México.

También te puede interesar:  Joven intenta suicidarse y acaba abatido en Sonora

En México en la última décadas han sido asesinados 125 ambientalistas, de acuerdo con cifras de Global Witness.

De acuerdo con el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), en 2018 hubo al menos 49 agresiones contra personas defensoras de los derechos humanos ambientales; de estas, 21 fueron asesinatos.

“En México, denunciar públicamente una agresión puede aumentar el riesgo de padecer nuevas agresiones, puesto que las denuncias no prosperan y las agresiones se quedan en la impunidad”, detalla, por ejemplo, el Informe sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales, presentado por el Cemda, el pasado 28 de marzo.

Con información de EFE

Comentarios