Vladimir Putin, presidente de Rusia, se sumergió este martes en agua helada cumpliendo la tradición ortodoxa para celebrar la Epifanía y el bautismo de Cristo.

Así, luego de despojarse del abrigo y las botas, el jefe del Kremlin, se sumergió en a una temperatura de -20 grados centígrados, en un traje de baño azul. El evento ocurrido en una piscina frente a una gran cruz translúcida y rodeado de nieve fue capatado por la presa.

Haciendo la señal de la cruz de los cristianos ortodoxos, Putin se sumergió tres veces.

También te puede interesar:  Escasez de drogas en el mundo, por COVID-19: ONU

El 19 de enero, día de la Epifanía, miles de rusos se sumergen en agujeros excavados en el hielo, en estanques o en ríos, para conmemorar el bautismo de Jesucristo en el río Jordán.

También te puede interesar:  Trump endurece sistema de deportaciones exprés: se amplía a todo EEUU
Comentarios
+ posts