Una mujer de Las Vegas, Estados Unidos, acusada de matar a sus dos hijas supuestamente dijo al padre que «sus órganos valían mucho dinero» después de que regresó a casa y encontró a los niños muertos.

Amanda Sharp-Jefferson, de 26 años, enfrenta dos cargos de asesinato después de que sus hijas, Rose de un año y Lily de dos meses, fueran encontradas muertas por Jaykwon Singleton, el padre de estas.

«Ese día, cuando las vi, morí», dijo Singleton.

También te puede interesar:  Uruguay emite una alerta de viaje a EE.UU. ante la ola de violencia indiscriminada

Singleton supuestamente le preguntó a Sharp-Jackson por qué estaban apilados uno encima del otro y ella lo «hizo callar». Singleton se dio cuenta de que los niños no respondían y llamó al 911.

“Sharp-Jefferson lo siguió haciendo callar y, en un momento, hizo una declaración de que sus órganos valían mucho dinero”, escribieron las autoridades en un informe de arresto obtenido por la estación.

«Ella estaba pasando por un tipo de cosas espirituales y del alma en las que pensaba que no estaba en esta realidad, estaba en una realidad espiritual y del alma», dijo a KVVU-TV.

Información de oxygen.com



Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  Partidarios de Trump quieren 'volar' el Congreso: policía