Roberto Ramos Alor el flamante secretario de Salud de Veracruz, perdió la cabeza y los estribos mientras se encontraba en una conferencia de prensa en donde unos reporteros le realizaron unos cuestionamientos sobre la compra de medicamentos y los contratos que recibió la empresa «Abisalud», la cual está (supestamente), relacionada con Carlos Lomelí, superdelegado en Jalisco.

«El pueblo necesitaba medicamentos, no había medicamentos y con toda la razón estaba la demanda popular, llegan los benditos medicamentos, ah y dónde los compró, la verdad como ciudadano diría no les embona ningún chile«, dijo en su florido lenguaje.

También te puede interesar:  "No trato con empleados": Noroña maltrata a trabajador de Twitter por el cierre de su cuenta

«Fue un show orquestado y salió de una de esas páginas para tratar de afectar a nuestro gobierno y sobre todo a la Secretaría. En verdad un show. Yo me lo sé, hay un circote enorme para torpedear, no es cierto nada de eso (…) Compañeros ustedes son padres de familia, dejen un poquito los compromisos, pero denle un sentido objetivo«, dijo para rematar.

¿Te has fijado que últimamente a las personas del gobierno no les gusta que se les cuestione nada?.

También te puede interesar:  Javier Duarte ofrece a la Fiscalía delatar a Enrique Peña Nieto

Por lo pronto le decimos al Secretario de Salud: ¡PÉSIMO SERVICIO!

Comentarios