Le niegan pizza por ir a pie, ¡regresa en coche de juguete!

Recientes

IA debería atender el bienestar de quienes trabajan en plataformas digitales

La Inteligencia Artificial reproduce y amplifica las desigualdades que históricamente han caracterizado al capitalismo, y también replica la división interna...

Glaucoma: Primera causa de ceguera irreversible, ¡evítalo!

Jorge Vargas, quien fue a la Clínica de Optometría en la FES Iztacala porque veía borroso y ahora sabe que tiene sospecha de glaucoma. Rafael Sánchez Conde, ...

¡Qué calorón! SEP anuncia cambio de horario para proteger a los alumnos

Ya estamos en la tercera ola de calor y, según el Servicio Meteorológico Nacional, a partir del lunes 20 de mayo el país puede alcanzar temperaturas de hasta...

Claudio, el hombre de Torreón que pesaba 300 kilos, falleció

Gran parte de la Comarca Lagunera fue tocada por la historia de Claudio, cuyo caso fue dado a conocer en medios locales, nacionales, así como redes sociales,...

Pablo Serrano: un mexicano que conquistó los 5 continentes

Pablo Serrano, un ingeniero industrial de formación, ha encontrado en la escultura una vía para expresar sus más profundas emociones y pensamientos. Desde su...

Compartir

Con el tema de la pandemia de COVID-19, muchos restaurantes y negocios de comida tienen letreros de «solo para llevar», porque de no hacerlo, en algunos estados son sujetos a multas.

A un cliente de la cadena de pizzas Little Caesars se le ocurrió ir a comprar (pizzas, obvio), y como eran para llevar, pues pensó en ir al mostrador, llevarlas a casa y ya; pero con lo que no contaba, es que por seguridad, no le podían vender en la entrada principal, entonces, se salió del local, caminó hasta la ventanilla de drive-thru, pero le dijeron que solo le podían vender a quienes iban en vehículos.

También te puede interesar:  México suma 117,103 casos de COVID-19

En lugar de quedarse con las manos cruzadas y con las ganas de su pizza, este joven de Reynosa, Tamaulipas, tuvo una genial idea, se fue a casa y volvió montado en un cochecito eléctrico y así, sin más, se dirigió directamente a la ventanilla para vehículos, en donde pudiera ordenar y recibir el pedido.

También te puede interesar:  Cámaras de Canadá ratifican T-MEC

Así, que una vez cumplido con los requisitos, los empleados no tuvieron más que levantarle el pedido y entregarle sus pizzas.

Lo dicho, los mexicanos no conquistamos al mundo porque no queremos.

Comentarios