En San Diego, California, se han erigido ocho imponentes paredes de concreto y metal, una de las cuales se extendería definitivamente a lo largo de la zona limítrofe entre Estados Unidos y México.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza evaluará los prototipos en su efectividad para evitar la inmigración indocumentada y el tráfico de drogas. Los ocho prototipos miden 30 pies, el triple que la valla ahora oxidada y perforada que se colocó a principios de la década de 1990. Cuatro son de concreto, dos de metal y dos más combinan ambos materiales.

La Patrulla Fronteriza dice que ha redoblado la vigilancia en ese sitio, anticipando que los ‘coyotes’ intentarían escabullirse entre decenas de constructores, la maquinaria y el ruido constante.

También te puede interesar:  La trompada republicana

«Todos los prototipos funcionarían de alguna manera. Tienen sus pros y sus contras. Pero gracias a la infraestructura colocada ves lugares como San Ysidro donde ahora está el enorme centro comercial ‘Las Américas’ y también hay casas que se venden a más de medio millón de dólares», dijo Vincent Pirro, vocero de la Patrulla Fronteriza.

«La pueden cortar con un hacha o con una herramienta eléctrica en uno o dos minutos: hubo más de 500 cortes el año pasado. Así es que los nuevos prototipos tratan de ser más eficientes», señaló el agente fronterizo.

«No tenemos preferencias sobre el tipo de muro, porque sabemos que la infraestructura funciona. La principal razón de tener los prototipos es evaluar esas cosas; por supuesto que también ver por la seguridad de los agentes y detener la inmigración indocumentada y a los traficantes de droga», explicó el vocero de la Patrulla Fronteriza.

También te puede interesar:  Obama exige regular armas tras tiroteo en Colorado

Según Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos, las bardas de Trump son propaganda política: «En algún momento va a llegar el presidente a tomarse la foto para poder calmar su base y decir: ‘se está construyendo un muro fronterizo grande y bonito’, como a él le gusta decir».

Por el momento, los prototipos se han convertido en una atracción, varias personas se acercan cada día para tomarles fotos.

Con información de Univisión

Comentarios