Pekín fue el escenario de una hazaña de ingeniería: la destrucción y reconstrucción del puente de Sanyuan en menos de 48 horas.

Esta monumental obra para la que fueron necesarias 1,300 toneladas de concreto, inició el 13 de noviembre a las 11 de la noche y sólo 43 horas después, el puente estaba listo para el impresionante tráfico de la ciudad.

También te puede interesar:  Trump reitera que México pagará muro

Con información de RT

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?

También te puede interesar:  Trump sigue adelante; Sanders se acerca