Esta es la pregunta millonaria: ¿Se puede sostener una película puramente en base al interés que despierten sus personajes por sí mismos, sin depender de una trama? El autor italiano Luigi Pirandello exploró ese tema en su obra de teatro del absurdo ‘Seis personajes en busca de autor’, cuyo título estoy plagiando descaradamente. Puestos a comparar, ¿puede un director plagiar descaradamente su propia película para presentar un tráiler cautivador, aunque el filme en sí no luzca como una obra terminada?

suicide-squad (9)Aún no tengo respuesta clara para estas cuestiones, pero seguramente tú intentarás resolverla a lo largo de ‘Escuadrón Suicida’ (‘Suicide Squad’, d. David Ayer), un nuevo filme situado en el universo de los cómics de DC que, para variar, tiene a la crítica muy dividida y aparentemente divorciada de la opinión del público.

Esto último es fácil de explicar: la audiencia lleva un buen rato convenciéndose a sí misma de que la película será un éxito, pues hay que admitir que los materiales preliminares que habíamos visto durante los últimos meses prometían mucho, comenzando por la magnífica premisa: en un mundo donde los “metahumanos” como Superman representan un riesgo para la paz y estabilidad mundial, una iniciativa gubernamental decide echar mano de los peores villanos sobre la tierra como “voluntarios a la fuerza” para misiones con gran probabilidad de desenlace fatal.

suicide-squad (8)Y la colección de villanos también es impecable. Deadshot (Will Smith) es un asesino a sueldo incapaz de fallar un solo disparo. Harley Quinn (Margot Robbie) es una psicópata cautivadoramente bella que ha forjado una relación destructiva con el célebre Joker (Jared Leto). Captain Boomerang (Jai Courtney) es un cínico criminal australiano que se hartó de robar bancos en su tierra natal y decidió emigrar en busca de nuevos desafíos. El Diablo (Jay Hernandez) es un ex pandillero capaz de emitir flamas a placer. Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) es un ser mitad humano, mitad cocodrilo, enteramente capaz de destrozar cualquier ser vivo en un arranque de ira. Enchantress (Cara Delevingne) es una poderosa bruja milenaria que ocupa el cuerpo de la infortunada arqueóloga June Moon. Y Slipknot (Adam Beach)… no sé, creo que se escapa fácilmente de sus captores valiéndose de sogas.

También te puede interesar:  Bienvenida reverencia

Soy impreciso en la descripción de este último villano por una simple razón: la película también lo es. Verán, en la nada humilde opinión de este vilipendiado crítico cinematográfico, el director David Ayer muestra que la presión de los estudios Warner Bros. por contar con un éxito contundente tras una taquilla ligeramente decepcionante de ‘Batman v Superman: El origen de la justicia’, no ayudó en nada a presentar un filme bien estructurado. El inicio del mismo es sumamente interesante, pues la imperturbable Amanda Waller (Viola Davis) describe con una cruel frialdad su idea de formar un equipo táctico lleno de villanos e infractores de la ley, añadiendo una breve “historia de origen” y motivaciones dramáticas para los personajes.

suicide-squad (7)Bueno, para algunos personajes. Sí, la cinta contaba con el potencial de ser espectacular, pero se siente incompleta en muchas partes. Como el grupo de malosos requiere de unos “buenos” para pastorearlos, Waller integra al escuadrón al Coronel Rick Flag (Joel Kinnaman), un héroe militar enamorado de la arqueóloga Moon, y a la eficaz Katana (Karen Fukuhara), quien puede hacer filetes de sus oponentes con certeros vuelos de una espada capaz de atrapar las almas de sus enemigos.

Hey, eso último suena genial, ¿cómo influye en combate una katana llena de almas en pena contra, digamos, una katana común y corriente? Muero por saberlo, ya que la película tampoco se da tiempo de entrar en ese detalle. Y para estas alturas debes adivinar que ése es justo el tema recurrente de ‘Escuadrón Suicida’: grandes personajes sin el rumbo fijo de una historia bien lograda, grandes ideas que se quedan sin interpretación real, grandes conflictos que se explican a medias y que nos hacen sentir ambigüedad respecto a la misión de nuestros protagonistas… grandes fallos que traicionan el producto final a cada rato.

suicide-squad (4)Es una pena, pues el director Ayer muestra una palpable afinidad por los temas a tratar e intenta despertar el lado empático de estos “crueles y despiadados villanos” que, por alguna extraña e inexplicable razón, tampoco son presentados como seres TAN terribles. Sí, Deadshot mata gente al por mayor… pero la mayoría son otros indeseables, además de que sigue un curioso principio ético de no matar mujeres y niños, pues en el fondo desea contar algún día con la admiración de su dulce hija. El Diablo de plano se niega a usar sus llamas destructivas ya que en alguna ocasión salieron de su control y le hicieron perder a personas muy queridas por él. Killer Croc parece ser una bestia incomprendida, sin más ni más. Harley Quinn es simpatiquísima y manifiesta una dulzura enternecedora al mencionar a su amado Joker. En fin, para ser supuestamente una colección de sociópatas indeseables, el escuadrón no parece más terrible que los mismos “buenos” que les vigilan de cerca.

También te puede interesar:  Con lujo asiático

Se rumora que esta película se hubiera beneficiado de una clasificación “para adultos”, como fue el caso de ‘Deadpool’, pero que los estudios no desearon ir tan lejos en la crueldad de los villanos con el fin de maximizar el público potencial del filme. Es una decisión comprensible desde el punto de vista comercial, pero también es obvio que la trama sufre en consecuencia. El guion deja muchos cuestiones al aire, otras son abordadas de forma somera y la prometedora historia de la primera mitad pierde intensidad e impulso hacia la recta final, aunada a villanos cuestionables y a confusas decisiones argumentales.

suicide-squad (1)Dicho sea lo anterior, ‘Escuadrón Suicida’ resulta entretenida en la mayor parte de sus 123 minutos, nos presenta a personajes memorables y plantea posibilidades interesantes a futuro, siempre y cuando tanto Warner Bros. como DC logren resolver sus inconsistencias a la hora de manejar las valiosas propiedades intelectuales que pasan por sus manos. Digamos que, al menos en ese sentido, me gustaría ver que “los malos” contasen con mejor suerte.

Sí­ganme en TWITTER (@FinisimaPersona)

Y escúchenme en Junkie.mx/ff

Comentarios