La delgada línea entre un experimento fílmico y una película correctamente estructurada es realmente tenue. En lo personal me he sentido interesado por el concepto detrás de filmes con una sola locación, o de dramas disfrazados de documentales, o incluso de historias contadas en tiempo real. Son ejercicios que entretienen y que presentan una visión particular, ¿pero puedo decir con honestidad que se cuentan entre mis películas favoritas? Creo que no.

cine 1

Esto me predisponía en contra de ‘Hardcore: Misión Extrema’ (‘Hardcore Henry’, d. Ilya Naishuller), una singular entrega cinematográfica que al menos cubre los requisitos básicos para poder ser clasificada como una “película” en toda regla, pues rebasa los méritos que encontraríamos en la tarea de un estudiante de cine o en el demo-reel de un director de comerciales. ¿Cuál es su peculiaridad? El haber sido filmada por entero desde el punto de vista de su mudo protagónico. Y ojo, se trata de una película de acción, así que debo admitir que la idea de luchar contra el vértigo y la náusea durante su proyección no me animaba demasiado.

Para que esta cinta funcione es preciso establecer una trama inmersiva al cien por ciento desde el primer momento, y esta va más o menos así: después de un breve y extraño flashback que puede o no ser parte de un sueño, el protagonista abre los ojos frente a una atractiva doctora llamada Estelle (Haley Bennett), quien le dice que su nombre es Henry y le pide conservar la calma. Al pasear la mirada por el recinto Henry descubre que está en una especie de sala de operación ultramoderna, donde artefactos robóticos le colocan un brazo y una pierna mecanizados a manera de prótesis. La mujer le dice que es su esposa, que sus módulos de lenguaje no funcionan correctamente y por eso Henry no puede comunicarse verbalmente, pero que eventualmente recordará quién es y qué es lo que le hizo llegar ahí.

cine 2

Antes de que esto suceda, el lugar donde se encuentran enfrenta un violento ataque por parte de hombres armados, acompañados de un siniestro personaje llamado Akan (Danila Kozlovsky), un tipo rubio casi albino que además posee poderes telequinéticos. Estelle y Henry se dan a la fuga y terminan enfrentando un nuevo ataque en las calles de Moscú. En todo momento nuestra perspectiva es la del misterioso Henry, quien se defiende con cierta torpeza de sus atacantes hasta que logran capturar a Estelle. Justo cuando parece que todo saldrá mal para el personaje titular, un curioso inglés de nombre Jimmy (Sharlto Copley) hace su aparición de manera casi mágica para salvar la vida a Henry y aportar un poco más de información respecto a lo que está pasando.

También te puede interesar:  Miedo pasado por agua

La desenfrenada historia nos indica que Henry es una especie de pieza fundamental dentro de un complot que involucra a soldados mejorados cibernéticamente, una traición entre asociados, un desfile casi interminable de “clones” y la constante búsqueda de Estelle, quien siempre está rodeada de peligrosos hombres armados en situaciones que se prestan al lucimiento del encargado de efectos visuales. En un mundo que había visto similitudes cada vez más claras entre el cine y los videojuegos, ‘Hardcore: Misión Extrema’ parece ser el primer ejemplo de una cinta que quizá nació como un producto para el Xbox o Playstation antes de que sus productores dijeran: “Hey, ¿y si nos ahorramos a todos esos programadores y simplemente mandamos esto a salas de cine?”

cine 3

En realidad el filme es la culminación de los esfuerzos del director Naishuller como realizador de videos musicales. Uno de ellos, producido para el tema ‘Bad Motherfucker’ de su banda Biting Elbows, se volvió un fenómeno viral hace un par de años, pues mostraba una intensa secuencia de persecución y balazos filmada desde el punto de vista de un actor que lo mismo descargaba el cargador de una ametralladora sobre pistoleros rivales que escalaba edificios como todo un experto en parkour. El éxito de este video en redes sociales llamó la atención del productor y director Timur Bekmambetov, célebre por su predilección de “estilo sobre substancia” en filmes como ‘Se Busca’ (2008) y ‘Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros’ (2012). El resto es historia: la cinta se estrenó el año pasado en el Festival Internacional de Cine de Toronto y desencadenó una guerra entre distribuidores, que vieron en la curiosa película un producto con potencial de generar mucho interés en la taquilla.

También te puede interesar:  Nocaut en el séptimo asalto

No sé qué tanto de este optimismo pueda compartirse una vez que uno analiza objetivamente la historia y su ejecución. De acuerdo, el director hace lo posible por aportar diversidad de ambientes y acción con tal de que el recurso de “visión subjetiva” no nos harte rápidamente, pero a ratos la misión se antoja imposible. Pude ver a varios colegas y miembros del público abandonando la sala, presas de mareos y náusea. En lo personal recomendaría que busques sentarte de la mitad de la sala hacia atrás, pues los movimientos de cámara pondrán a prueba tu estómago y tu sentido del equilibrio.

cine 4

Luego hay que hablar de la historia: es más predecible y simplista que la que encontrarás en un videojuego mediocre. Ciertos agujeros en la trama supuestamente se explican en un cómic producido como complemento de la película, pero esa excusa tan pobre para un guión deficiente es una auténtica afrenta a la audiencia que quiere saber cómo demonios es que un tipo está haciendo levitar a sus enemigos, mientras que otro tipo de acento chistoso parece tener más vidas que el Coyote que perseguía al Correcaminos.

De lo poco destacable es la actuación del sudafricano Copley en el rol de “Jimmy”, quien se da vuelo con intervenciones cómicas, una gama interminable de variaciones sobre un mismo tema (lo entenderás cuando veas que hay detrás de todas las versiones de sí mismo) y diálogos que son francamente hilarantes en momentos de supuesta tensión. Pero hasta ahí: el resto del cuadro actoral parece tan desconcertado como el público respecto a lo que sucede en pantalla.

¿Pero funciona el truco de ver toda una película a través de los ojos del protagonista? Esto lo dejo a tu criterio. Yo soy un gran aficionado a los videojuegos, y por lo tanto pude entretenerme descubriendo las referencias que hace el filme a algunos favoritos como “Call of Duty: Modern Warfare”, “Portal”, las franquicias de “Resident Evil” y “Grand Theft Auto” y otros productos similares. Pero para el resto sólo puedo recomendar una buena dosis de pastillas para el mareo… y a ver si así aguantan.

Comentarios