En el estado de Wyoming, al noroeste de Estados Unidos, se encuentra una de las formaciones geológicas más interesantes y atractivas en el mundo. Yellowstone es conocido por su gran biodiversidad siendo hábitat de diversas especies de fauna como bisontes, alces, lobos y osos.

El mayor atractivo que ofrece son formaciones de origen volcánico como lagos, fuentes hidrotermales, cañones, acantilados y géiseres. La caldera de Yellowstone es considerada un supervolcán por la capacidad erupciones colosales que históricamente ha tenido, y como tal, la falta de información genera muchos mitos en torno a su historia, comportamiento y actividad actual.

Una caldera es aquella formaciones de origen volcánico carente de estructura cónica (por lo general estas estructuras colapsan) en donde existe una depresión bien delimitada. Por lo general, las calderas tienen la capacidad de producir erupciones cataclísmicas; de acuerdo al índice de explosividad volcánica (VEI, en inglés) alcanzan la escala 7 – 8 de un máximo de 8.

La mayor erupción en la historia de la tierra ocurrió en el supervolcán Toba, Indonesia. Se estima que el material eyectado alcanzó un volumen de 2,800 Km3, en otras palabras, si se tiene una caja de 1metro por lado, serían 2,800,000,000,000 (dos mil ochocientos billones) de cajas; mientras que la mayor erupción en Yellowstone ocurrió hace 2.1 millones expulsando 2,450 Km3 de material magmático.

Imagen: comparación entre las grandes erupciones de tiempos recientes y las más grandes jamás registradas como Yellowstone y Toba.
Imagen: comparación entre las grandes erupciones de tiempos recientes y las más grandes jamás registradas como Yellowstone y Toba.

Recientemente, dos sismos (4.3 y 4.0) ocurrieron el 13 y 14 de junio en Yellowstone. Para quienes desconocen cuál es el comportamiento de este volcán la simple existencia de estos sismos son causa de alarma y paranoia.

La sismicidad en Yellowstone es muy frecuente. Desde 2000 hasta la fecha se han registrado 518 sismos en la zona; el más grande de los últimos años tuvo magnitud 5.0 ocurrido el 7 de enero de 2004. El sismo de mayor sismo del que se tiene registro en Yellowstone ocurrió el 18 de agosto de 1959 con una magnitud de 7.3 dejando por lo menos 28 personas fallecidas. A pesar de ser un sismo de gran magnitud el volcán no demostró ningún cambio o comportamiento diferente.

También te puede interesar:  Prevención durante periodo vacacional
Imagen: mapa USGS con 518 sismos los últimos 16 años.
Imagen: mapa USGS con 518 sismos los últimos 16 años.

El efecto de documentales, películas apocalípticas y el nulo interés por buscar fuentes de información confiables (la mayoría en inglés), hace que mitos y rumores se propaguen. Este fue el caso después de estos últimos sismos al propagarse rumores en redes sociales –sobre todo en Estados Unidos-  sobre la inminente reactivación de la caldera.

Debemos recordar que ahora, gracias a la tecnología –mediante el progreso del monitoreo de los volcanes y las redes sociales- que podamos enterarnos hasta del sismo más pequeño y esto provoca que se altere la percepción de las personas si no están habituadas a aprender sobre los procesos dinámicos de la Tierra.

El origen de los sismos en Yellowstone es común. Este sistema volcánico está plagado de pequeñas fallas dentro y alrededor de la caldera generando tensión en la corteza liberándola en cada sismo; también es posible (y es común) que magma hubiera sido inyectado tiempo atrás (causante del alza en el terreno) y existiera un retroceso del magma dejando una cavidad que cede ante la gravedad produciendo sismos y réplicas que continúan como reacomodo de las estructuras del subsuelo.

Yellowstone es uno los volcanes más monitoreados –probablemente el más y mejor estudiado- en todo el mundo con decenas de instrumentos ubicados en toda la caldera como: sismómetros, GPS, inclinómetros, distanciómetros, medidores de temperatura en lagos y arroyos, medidores de gases, composición química de lagos y manantiales etc.

Imagen: Mapa de Yellowstone (en amarillo oscuro el contorno de la caldera) con el gran arsenal de instrumentación; excede hasta cuatro veces el utilizado para el monitoreo del Popocatépetl.
Imagen: Mapa de Yellowstone (en amarillo oscuro el contorno de la caldera) con el gran arsenal de instrumentación; excede hasta cuatro veces el utilizado para el monitoreo del Popocatépetl.

Ha habido casos en donde la información sísmica ha sido malinterpretada por personas que no tienen formación en sismología/vulcanología. Algunas estaciones presentan ruido de fondo por causas naturales como variaciones geomagnética, gases que pueden alterar la conductividad eléctrica alterando los sismómetros, además de estos ruidos de fondo, el paso de animales, personas, fuerte viento, también deja registro en los sismogramas y también contribuyen a la mala interpretación. Al final, esta malinterpretación genera y propagan rumores de una inminente erupción.

También te puede interesar:  México no está exento de tsunamis

En la actualidad, se sabe que la cámara magmática de Yellowstone tiene 88 km de largo por 28 km de ancho y está ubicada a 14 km de profundidad. El peor escenario de una erupción de Yellowstone implicaría daños inmediatos al ecosistema local y en mediano plazo a escala global, produciría un invierno volcánico –aunque daría un respiro al calentamiento global- que afectaría cultivos y ganado alrededor del mundo pero no sería el apocalipsis que Hollywood se ha empeñado en enseñar.

Imagen: modelo que representa la estructura de la cámara de magma debajo de Yellowstone.
Imagen: modelo que representa la estructura de la cámara de magma debajo de Yellowstone.

Los sismos registrados en Yellowstone son comunes y no representan un mayor peligro de erupción inminente en un futuro cercano. Sin embargo, el mayor peligro es la irresponsabilidad de los visitantes que no siguen las medidas de seguridad señaladas como el reciente caso del turista que cayó a una fuente termal de aguas ácidas donde no hubo cuerpo qué rescatar.

P.D.- Ya tuvimos el primer ciclón de la temporada que impacta en costas mexicanas: “Danielle”. Hasta el momento no se reportaron mayores afectaciones excepto lluvias intensas e inundaciones en algunas ciudades por drenaje tapado producto de una pésima cultura y educación de algunas personas que siguen tirando basura a la calle.

Recién la temporada de ciclones tropicales inició así que no debemos confiarnos cada vez que vemos saldo blanco; sigamos preparándonos para enfrentar todos los peligros a los que México está expuesto: incendios, sismos, erupciones, ciclones, sequías y olas de calor.

¡Opina, comparte y súmate a la prevención!

Comentarios