Este ocioso muchacho decidió poner a prueba los reflejos de su madre durante un año lanzándole un huevo cada vez que estuviera desprevenida.

La sorpresa fue que la madre cachó todos los huevos… bueno, casi todos.

También te puede interesar:  52 nuevas estaciones de monitoreo sismológico

Con información de Sopitas

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?

También te puede interesar:  10 datos que no sabías sobre la comida