Las reglas ayudan para que la convivencia entre individuos no se salga de control. Ir al cine, al ser un acto social, requiere de ciertos códigos que nos permiten tanto disfrutar de la experiencia, como dejar que el resto del público lo haga también.

1. PUNTUALIDAD

Llegar a tiempo, recuerda que puedes comprar los boletos desde internet, aunque no es un delito llegar durante los anuncios o cortos, pero si por alguna cuestión llegaste ya que comenzó la película, espera a que la sala se ilumine durante alguna escena en la que haya mucha luz y ocupa tu asiento.

COMIDA

Procura no hacer ruido al abrir los empaques, mastica con la boca cerrada, hacer ruidos al sorber el refresco no es bien visto, pararse a tirar la basura a media función o en el piso, no se hace, espera a que termine la función para depositar tu basura en su lugar.

3. HABLAR CON LOS DEMÁS

Una vez que comenzó la proyección evítalo en medida de lo posible.

4. EL CHISTOSO

Nunca falta el tipo que a media película hace un comentario tonto, provocando las risas de algunos de los asistentes. ¿El resultado? El bufón en cuestión se siente el más gracioso del planeta y se la pasa diciendo cosas “chistosas” cada dos segundos. Lo peor es que cuando les pides guardar silencio todos sus amigos y acompañantes te echan bronca.

5. EL CELULAR

Ponerlo en vibrador, y no sacarlo durante la función. Por desgracias muchos lo sacan a media función para ver sus notificaciones, responder algún mensaje o postear algo.

También te puede interesar:  Las primeras planas en México

6. LLEVAR NIÑOS MUY PEQUEÑOS

Igual y no tienes dónde dejar a tu pequeño y decides llevarlo al cine cuando vas a ver una película que no es de corte infantil, el niño se desespera, comienza a hablar y hasta llora, lo cual resulta molesto para los demás.

7. PONERTE DE ROMÁNTICO

Es muy incómodo sentarse atrás o junto a alguien que anda derrochando pasión en el cine.

Si esta es tu intención busca una película en la que no haya muchos espectadores (las de cine turco por ejemplo), en un horario donde no haya niños y ocupa las filas de hasta atrás. (aunque esto, no se debe hacer )

8. OCUPAR EL ASIENTO QUE NO ES TUYO

Actualmente es posible elegir el asiento en el que te sentarás durante la función. Por lo general esto no brinda mayores problemas, a menos que al llegar a la sala encuentres a algún vivales ocupando tu butaca pues las que el consiguió están hasta adelante.

Aunque esta situación suele darse por algún error de atención, la mayor parte del tiempo es para apañarse un mejor asiento y aveces por no pelear decides no quitar al susodicho de tu lugar.

EVITA EL EFECTO MUÉGANO

Si vas a ver una película que no tiene mucha demanda, no elijas una butaca que esté junto a unas ya apartadas. ¿Qué afán el de sentarse junto a un extraño teniendo la oportunidad de sentarte a tus anchas?

MOVERTE TODO EL TIEMPO

También te puede interesar:  Marcha contra racismo frena ultraderecha en Bostón

Hay gente imposibilitada para permanecer quieta durante una proyección, y cada dos minutos estira los brazos, mueve los pies y se acomoda una y otra vez. Queremos que sepan que en el infierno hay un lugar para ellas.

11. DEJAR TU LUGAR HECHO UN MARRANERO

Aunque después de una función por lo general entra el personal de limpieza a limpiar la sala, esto no te da derecho a dejar tu lugar regado de palomitas, con el recipiente de los nachos tirado en el suelo y el piso pegajoso porque tiraste el refresco.

Nada te cuesta agarrar tu basura, sacarla y tirarla en los botes de basura que están afuera de la sala.

12. ROBARTE LOS LENTES 3D

Puede que el complejo cinematográfico al que acudiste no se vaya a la ruina si te llevas unos lentes a tu casa, pero seamos honestos ¿para qué diablos los quieres?

Todas estas reglas se resumen en algo básico: No hagas lo que no te gusta que los demás hagan mientras ves una película.

Con información de Sopitas

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?