La ciudad de Seattle fue ayer escenario de una persecución en la que participaron decenas de policías contra un criminal que aún acorralado, intentó darse a la fuga sólo se detuvo cuando los policías abrieron fuego contra el auto hasta que el conductor fue herido.
De acuerdo con información de la policía de Seattle, el sospechoso amenazó con un arma de fuego a los empleados de una tienda de artículos deportivos, un estudio de tatuajes y un restaurante antes de robar un vehículo para escapar que luego cambiaría por un Camaro robado de una agencia de renta de autos.

Con información de Excélsior
Comentarios