El independentismo catalán consumó la ley que servirá para convocar el referéndum de independencia del 1 de octubre.

Junts pel Sí y la CUP impusieron su mayoría y desoyeron todas las advertencias que hicieron los letrados de la Cámara sobre las consecuencias penales que podría acarrear la aprobación, a la vista de los requerimientos realizados por el Tribunal Constitucional, que con toda probabilidad suspenderá este jueves la ley.

También te puede interesar:  Uber sí cobrará tarifa dinámica

Tras la firma, y después de la medianoche,Carles Puigdemont pronunció un discurso junto a sus consejeros para reafirmarse en sus posiciones.

«Cataluña decidirá democráticamente su futuro el día 1 de octubre», dijo. «Nadie tiene la autoridad ni el poder para confiscarnos el derecho a decidir. No dejaremos que nos desahucien de la democracia», concluyó entre aplausos de altos cargos y diputados presentes en la sala.

También te puede interesar:  Unión Europea intentará mantener a Reino Unido en el bloque


Con información de El País

Comentarios