Fotografía de un niño tomando agua de un charco en la ciudad Posadas, provincia de Misiones, en Argentina, ha generado indignación en ese país sudamericano y el resto del mundo.

De acuerdo con el reporte, la imagen fue tomada el pasado 13 de diciembre y la intención del fotoperiodista fue retratar los abusos que sufren niños mbyá pertenecientes al pueblo originario guaraní, que ocupa territorios de Argentina, Brasil y Paraguay y  que son obligados a pedir limosna por sus padres.

También te puede interesar:  Un año en imágenes: Las mejores fotos del 2018

Ante el revuelo generado por la foto, autoridades locales han señalado que guardan contacto permanente con los guaraníes que «mendigan» por las calles y que incluso han promovido traslados conjuntos hasta sus pueblos de origen, pero ellos desisten de abandonar las calles y consideran que el ingreso derivado de las limosnas es buen sustento para sus familias.

También te puede interesar:  Hallan posibles restos del avión en el que viajaba el futbolista argentino Emiliano Sala

Con información de SDP Noticias

 

Comentarios