El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que aumentó a 94 el número de fallecidos por la explosión en una toma clandestina en el ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el municipio Tlahuelilpan, en tanto que suman 49 las personas heridas, la mayoría en un estado crítico.

Tras reconocer que la condición de los lesionados es preocupante, el mandatario estatal señaló que los heridos reciben la atención médica en nosocomios de la entidad, así como en los estados de México y de la Ciudad de México, en tanto que una persona fue trasladada a Galveston, Texas, en Estados Unidos.

En entrevista en Despierta con Loret, afirmó que Hidalgo es el estado que ha vigilado con mayor eficiencia los ductos, dado que cuenta con uno de los conductos más importantes del país, como es Tuxpan-Tula Tula-Azcapotzalco y el Tula-Salamanca.

También te puede interesar:  Gobierno de Hidalgo pagará gastos médicos y funerarios de afectados en Tlahuelilpan

Recordó que antes de que tomara posesión como gobernador, el estado le devolvía a Petróleos Mexicanos (Pemex) alrededor de 300 mil a 600 mil litros de combustible recuperados y hoy se le devuelven seis millones, lo que representa la cifra más alta de aseguramientos.

“Nosotros no hemos soltado el asunto, jamás hemos dicho ‘es un delito federal que se atiende por ahí’, al contrario, nos hemos responsabilizado debidamente con la Federación, lo hicimos con la autoridad pasada y lo hacemos ahora”, expresó.

Reiteró que la vigilancia de los ductos de Pemex como instalaciones estratégicas está considerada por el Ejército mexicano y en su caso, por la Policía Federal, y el gobierno de Hidalgo sólo coadyuva con mucha responsabilidad “porque si no se enfrenta el fenómeno, aunque sea delito federal, se descomponen otras cosas para el fuero común”.

También te puede interesar:  Habitantes en Hidalgo recolectaban huachicol antes de explosión en Tlahuelilpan

En cuanto a la fuga reportada anoche en ductos de Pemex en la entidad, dijo en entrevista por separado en Aristegui en Vivo, que fueron dos perforados por huachicoleros, una en Teocalco, Tula, cerca de donde ocurrió la tragedia del viernes, y otra con incendio en Tlaxcoapan.

Señaló que en el primer caso, nadie se acercó a la fuga donde había gasolina a gran presión y a donde el Ejército llegó de manera oportuna, acordonó la zona y no hubo mayor incidente, en tanto que en el segundo caso el incidente fue controlado.

Con información de Notimex

Comentarios