Dueños de mascotas que incurrieron en maltrato animal, fueron llevados a juicios administrativos en Escobedo, Nuevo León, convirtiéndose en el primer municipio del país en resolver casos de este tipo por medio de la justicia cívica.

Fue hace un par de semanas cuando se realizó la primera audiencia oral de este tipo, registrada en el país; debido al maltrato al perro Maleno. Así, ante un juez cívico, la Unidad de Protección Animal de Escobedo denunció a un habitante del municipio por cometer infracciones al Reglamento para la Protección y Tenencia de Animales Domésticos.

Por una denuncia vecinal se supo que Maleno vivía en condiciones insalubres, sin alimento, con agua contaminada y prácticamente abandonado por sus propietarios.

«El perro estaba en una situación muy deplorable, completamente enfermo, no podía levantarse, y estaba en los huesos», relató durante la audiencia Melissa Ramos, directora de la unidad.

Por su parte, el acusado reconoció que sabía la condición de salud en que se encontraba su mascota, pero justificó que no contaba con los recursos económicos para llevarlo a un veterinario.

Ante esto, ramos detalló que «el municipio de Escobedo es el único en todo el estado y quizá en el país que tiene una clínica veterinaria municipal para la gente que tiene pocos recursos y cuando la gente nos comprueba que no tiene los recursos para atender el animal, los tratamientos y la atención son gratuitos».

También te puede interesar:  José Antonio Meade y Ernesto Cordero se reunieron en restaurante de la CDMX

Así, el pasado 8 de agosto, la Unidad de Protección Animal de Escobedo se llevó a Maleno, que primero fue internado en un hospital y después en la clínica veterinaria del municipio. Sin embargo, 10 días después no pudo más.

«Usted dice que no tenía dinero para atenderlo, y, ¿qué pensaba hacer con el perro? ¿Dejar que se muriera? ¿Esperar que se muriera en el patio? (…) Aquí hay crueldad, a parte del obvio maltrato y la negligencia», agregaron autoridades municipal.

También te puede interesar:  Tren Maya operará con diesel

Finalmente, el municipio decidió incluir en las sentencias terapias y trabajo comunitario, de tal forma que los dueños de Maleno fueron sancionados con 100 Unidades de Medida y Actualización, que supera los 8,600 pesos, 5,500 pesos por la atención del perro en la clínica veterinaria del municipio y cinco sesiones de pláticas de concientización con el psicólogo del área de Justicia Cívica.

Con información de Milenio

Comentarios