El juez José Jesús Aguilar Ortiz determinó que una menor debe estar con su padre los fines de semana, luego de que no le dio validez a las pruebas presentadas por la madre de la menor en torno a un presunto abuso sexual por parte del sujeto a la pequeña.

El padre de la menor contrademandó a la mujer y ahora exige la patria potestad de la niña y una pensión para él, luego de que ella ha mostrado pruebas en contra de su expareja, estudios psicológicos que se han aplicado a la menor y que determinan que fue violentada sexualmente.

Además, ha presentado testigos, peritajes del testimonio de la niña que reconoce que no quiere ir con su padre y señala directamente como su agresor.

El expediente 2615/2019 abierto en Juzgado Civil Familiar con sede en Celaya, muestra que existe una denuncia en el Ministerio Público, en esa instancia concluyeron que “sí hubo tocamientos, pero que no ponen en peligro a la niña”.

«El padre de mi hija abusó sexualmente de ella cuando tenía alrededor de cuatro años. Hubo tocamientos, la lastimaba en el baño y en el cuarto. Esta demanda ha sido muy larga, en la que a través de la escucha del menor, del estudio socioeconómico, los testigos, los dibujos de mi niña y las fotos, se había podido demostrar que efectivamente fue violentada», sostiene la mujer. En contraste, los dictámenes psicológicos que ha aplicado el Juzgado de Oralidad Familiar han arrojado que no hay abuso.

«Este juez, sin haber desahogado los dictámenes, sin dar oportunidad a que se acaben de actualizar ha dictado convivencias con su padre. En este último acuerdo del 22 de febrero, el juez dice que se la puede llevar de viernes a domingo, sin ningún tipo de restricción, y esto ha sido algo muy desgarrador para mí porque he tratado de proteger a mi hija», denuncia la madre.

Con información de Periódico Correo

Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  BMV confirma que Ruiz Sacristán tiene COVID-19