Leonardo Avendaño habría muerto por ‘Choking Game’

19227

Una de las líneas de investigación que abrió la Produraduría de Justicia de la Ciudad de México por el homicido de Leonardo Avendaño es que se encontraba practicando el “Choking Game” o “Juego de la Asfixia” con el sacerdote Francisco “N”, su presunto asesino.

El juego consiste en la autoestrangulación o estrangulación por otra persona, con el fin de provocar placer erótico y sensación de euforia, a partir de impedir la llegada del oxígeno al cerebro, de acuerdo con el portal médico especializado Quirónsalud.

El expediente, al que tuvo acceso el portal La Silla Rota, señala que el religioso habría asfixiado al joven accidentalmente, y como parte de un juego, ya que el cuerpo no presenta signos de violencia.

Tras la muerte de Avendaño, el sacerdote ofició la misa para su funeral antes de que las investigaciones lo señalaran como presunto responsable.

También te puede interesar:  Equipo de AMLO desmiente a Polevnsky; visita de Trump no está confirmada

Otras parejas del sacerdote declararon a las autoridades sobre la forma en que los abordaba y convencía para ir a su casa.

El día que se dio a conocer la detención del sacerdote, un grupo de feligreses se manifestaron en calles de Iztapalapa, de donde era originario, para exigir su liberación, ya que argumentaron “era un hombre santo”.

Quienes practican este “juego” describen una sensación agradable, antes y después de perder la conciencia, ya que el cerebro libera endorfinas en el hipotálamo ante la hipoxia, de ahí que pueda causar adicción.

Las principales repercusiones del Choking Game, cuando se realiza de forma recurrente son: dolores de cabeza, cambios de comportamiento, confusión, pérdida de memoria a corto plazo, episodios recurrentes de síncope, crisis epilépticas, hemorragias retinianas, deterioro visual, daños neurológicos, y ocasionalmente la muerte.

También te puede interesar:  Diputado electo propone que migrantes puedan militar en partidos políticos

Como signos físicos, quienes practican la asfixia de manera recurrente se encuentran: ojos enrojecidos, marcas en el cuello, sangrado debajo de los párpados, hostilidad e irritabilidad.

Si el cerebro no recibe oxígeno en cuatro minutos, es probable que sufra un daño irreversible en más del 50 por ciento de su tejido, según explica el sitio web Salud180.

El Juego de la Asfixia comenzó a popularizarse desde finales del siglo XX y cobrar mayor notoriedad por los videos que niños y jóvenes subieron a Youtube para “presumir” este acto. Sin embargo, tan solo en Estados Unidos, murieron 82 infantes entre 1997 y 2007, según el portal Time.

 

 

Con información de Agencias

Comentarios