Washington ha declarado emergencia sanitaria a consecuencia de un nuevo brote de sarampión, en lo que va del año se han visto afectadas al menos 30 personas en el condado de Clarck, uno de los condados con tasas más bajas de vacunación.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, dijo en un comunicado que el brote de sarampión representa un peligro extremo que podría extenderse por toda la región. “El sarampión es una enfermedad infecciosa altamente contagiosa que puede ser fatal en niños pequeños«, alertó.

Según un comunicado del Departamento de Salud Pública del condado de Clarck, al menos 20 de las personas infectadas no recibieron la vacunación de manera pertinente.

Con información de Milenio

Comentarios