El régimen de Nicolás Maduro suspendió la jornada laboral y las clases en todo el país luego de que varias ciudades y amplias zonas de Caracas amanecieron sin servicio eléctrico, 20 días después de que un gran apagón dejó en tinieblas por casi una semana al país petrolero.

La tarde del lunes, una falla calificada por el Gobierno de Nicolás Maduro como “un ataque”, dejó sin luz a la mayoría de los 24 estados del país por unas cinco horas.

Por la noche, tras el restablecimiento parcial del servicio, la luz se volvió a ir y la mañana del martes gran parte del país seguía sin suministro eléctrico, según testigos de Reuters y usuarios en redes sociales.

Se perpetró un nuevo ataque de magnitud en el patio de transformadores de Guri”, dijo el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez, en referencia al mayor complejo hidroeléctrico de Venezuela, que proporciona cerca del 70 por ciento de la energía del país.

También te puede interesar:  ZTE ayudó al chavismo a construir un mecanismo de control social

Rodríguez no especificó la falla, pero dijo que afectó a “tres líneas (de transmisión) muy importantes”.

Algunos especialistas, sin embargo, han sostenido que los cortes de luz son producto del deterioro del servicio por la falta de inversión desde que, en 2007, el fallecido presidente Hugo Chávez nacionalizó el sector eléctrico.

Con información de Reuters

Comentarios