Al menos ocho personas murieron y 12 resultaron heridas, entre ellas tres agentes de policía, en un tiroteo registrado este sábado en la sinagoga de «El árbol de la vida» en la ciudad estadounidense de Pittsburgh (Pensilvania, norte del país).

El responsable, un hombre de raza blanca y unos 40 años de edad, abrió fuego de manera indiscriminada al grito de «todos los judíos deben morir» antes de resultar herido y entregarse a las autoridades, según confirmaron fuentes policiales a la cadena CBS.

La Policía confirmó también un intercambio de disparos con este único asaltante que entró en la sinagoga, entre las avenidas de Shady y Wilkins, en la zona de Squirrel Hill, en torno a las 09.45, hora local -15.45 en España- y abrió fuego contra los presentes que celebraban la ceremonia del Shabat, antes de atrincherarse.

El individuo portaba un fusil de asalto AR-15 y varias pistolas, según reveló por otro lado fuentes policiales a la cadena NBC. El asaltante abrió fuego contra los primeros efectivos de la Policía que llegaron al lugar y al menos tres agentes de Policía resultaron heridos.

También te puede interesar:  Cuerpo de periodista saudí fue "cortado en pedazos": Funcionario turco

El autor de esta masacre múltiple ha sido detenido y según informa el medio local KDKA había gritado «todos los judíos deben morir» momentos previos a su arresto.

Los equipos de intervención táctica de la Policía entraron en la sinagoga para buscar explosivos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, fue informado del incidente. «Quienes vivan en la zona deben ponerse a cubierto. Parece que hay múltiples víctimas. Cuidado con el tirador activo. ¡Que Dios nos bendiga a todos!», publicó en su cuenta de Twitter.

Con información de AFP

Comentarios