El gobierno de Donald Trump está suspendiendo programas educativos, de apoyo legal y recreativos para niños migrantes bajo custodia de Estados Unidos, argumentando que el flujo de niños que cruzan la frontera sin un padre o tutor legal está poniendo una “tremenda presión” sobre los recursos de la agencia encargada de albergarlos.

La agencia que recibe a niños migrantes, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), solicitó al Congreso 2.880 millones de dólares más para aumentar la capacidad de acogida, dijo este miércoles la portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS), Evelyn Stauffer. ORR depende de esa cartera.

También te puede interesar:  Casa Blanca quiere que narco pague muro

La ORR ha instruido a los proveedores en su red para que comiencen a reducir o dejen de prestar servicios “que no son directamente necesarios para la protección de la vida y la seguridad”, dijo Stauffer.

Mark Boss funcionario de la HSS, envió el 30 de mayo un correo electrónico a proveedores de la red de albergues informándoles que las actividades educativas y recreativas eran “costos no permitidos” para cualquier fondo federal recibido después del 22 de mayo.

También te puede interesar:  Migrantes exigen a EU que les dé 50 mil dólares para regresar a su país

El correo electrónico, que fue visto por Reuters, había sido reportado por primera vez por Center for Investigative Reporting.

Los agentes fronterizos detuvieron a 11.507 niños no acompañados en la frontera suroeste en mayo, un aumento del 80% respecto del año anterior, según datos del gobierno publicados el miércoles.

Con información de Reuters

Comentarios