El gobierno de México anunció el jueves que espera concluir en agosto la vacunación contra el COVID-19 en la zona limítrofe con Estados Unidos para poder acordar la reapertura de la frontera terrestre común, cerrada para actividades no esenciales desde marzo de 2020 por la pandemia del coronavirus.

México ha propuesto varias veces sin éxito al país vecino reabrir la frontera de 3,000 kilómetros que comparten y que permanece cerrada hasta, por lo menos, el 21 de julio, según informó en junio Washington.

«Estamos pensando que en aproximadamente un mes acabaríamos con toda la frontera», afirmó la secretaria de Seguridad, Rosa Rodríguez, al presentar el plan de inmunización que se aplica en 45 municipios limítrofes, durante la habitual conferencia de prensa diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario añadió luego que la conclusión del proceso abriría la posibilidad de normalizar los cruces entre ambos países. «De esta forma, cuando se concluya la vacunación en los municipios fronterizos, vamos a estar en mejores condiciones para la reapertura completa de la frontera», indicó.

México, que ha aplicado al menos una dosis al 25% de sus 126 millones de habitantes, recibió a mediados de junio una donación de la nación vecina de 1.35 millones de vacunas de Johnson & Johnson que destinó a inmunizar las ciudades limítrofes de oeste a este.

También te puede interesar:  AstraZeneca y Emergent BioSolutions pactan para vacuna de COVID-19

Hasta el momento el Gobierno ha inoculado al 51% de las casi tres millones de personas que pretende vacunar allí, explicó Rodríguez. Una de las primeras zonas en que se aplicó el programa fue Baja California, donde está el cruce Tijuana-San Diego, de los más transitados del mundo.

El canciller Marcelo Ebrard dijo el lunes que el Gobierno propuso a Estados Unidos reabrir la frontera terrestre común de forma escalonada, en función de la vacunación contra el COVID-19 en cada ciudad limítrofe, ante las reservas de Washington a normalizar los cruces entre ambos países.

México, el quinto país del mundo más golpeado por la pandemia, con casi 234,000 fallecidos, está experimentando un rebrote del coronavirus en la capital y en las zonas costeras que visitan los turistas de Estados Unidos, que pese a ser el país con más muertes por COVID-19, ha inoculado al 55% de su población.

Información de Reuters

Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  Sigue aumentando la cifra de muertos por incendio en California