Hace siete años, Kiki, una gata carey, desapareció de su su casa, ubicada en Reino Unido. Tras el paso del tiempo, su dueños perdieron la esperanza de encontrarla; sin embargo, hace unos días, lo inesperado ocurrió: se reencontró con su familia gracias a un extraño que se la encontró.

Kiki, ahora de 13 años, fue encontrada deambulando por las calles; un hombre la llevó a una veterinaria, donde la examinaron y encontraron en la gata, un chip de identificación.

El dueño de la gata, Simon Lapthorne, relató se encontraba trabajando cuando de pronto el teléfono sonó, era un veterinario que le indicó sobre el hallazgo de su gata.

También te puede interesar:  La mansión de los perros de Paris Hilton: un alarde de mal gusto

«Era la típica mañana de lunes y yo estaba en mi escritorio, trabajando, cuando sonó el teléfono y un veterinario me dijo que les habían llevado a Kiki», dijo.

La gatita permaneció todavía un tiempo bajo observación médica, debido a que su temperatura corporal y peso se encontraban por debajo del promedio.

También te puede interesar:  Abuelito de 84 años recorre las calles en busca de su perrito

Con información de RT

Comentarios
+ posts