Este martes, Air France-KLM voló un Airbus A350, de París a Montreal, impulsado con biocombustible cuya base fue reportada como de aceite de cocina usado, en medio de la división en el sector respecto a la adopción de medidas que le permitan una menor emisión contaminante.

De acuerdo con información de Reuters, el «combustible para aviones producido a partir de biomasa o sintéticamente a partir de energía renovable tiene el potencial de reducir las emisiones de carbono, pero con un costo elevado en comparación con el precio del carburante tradicional».

El vuelo mencionado despegó del aeropuerto Charles de Gaulle con una mezcla de 16% de combustible de aviación sostenible.

La información oficial, apunta a que desde el siguiente año, los vuelos que salgan de Francia deberán utilizar 1% de de este combustible.

Con información de Reuters

Comentarios
+ posts
También te puede interesar:  Luchadora evita ser asesinada de brutal golpiza de su marido