La aspirante presidencial por el partido de derecha Acción Nacional, Margarita Zavala lamenta la crisis al interior de su partido luego del nombramiento de Ernesto Cordero como presidente del Senado con apoyo del PRI y la falta de acuerdo para designar a la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados.

La esposa del ex presidente Felipe Calderón, agregó que mañana fijará una posición sobre este enfrentamiento en su partido, ya que tiene “amigos” en el senado, Adriana Dávila y Laura Rojas, quienes fueron propuestas por el grupo de senadores vinculados con Ricardo Anaya para presidir la Mesa Directiva de la Cámara Alta, pero el PRI las vetó.

También te puede interesar:  Siete mujeres asesinadas cada día en México en 2016

Zavala fijó su rotunda posición en torno al pase automático para el cargo de fiscal lo pueda ocupar el actual procurador Raúl Cervantes.

“Estamos totalmente en contra del pase automático. Incluso antes que la dirigencia nacional se expresara. No es un asunto de moda o condición electoral sino una expresión clara por la necesaria transparencia”, señaló.

Zavala se reunió hoy con jóvenes, a quienes dijo que “los mexicanos están hartos de los discursos de odio”, además de llamar a construir “un país valiente que no tenga miedo y enfrente la adversidad”.

También te puede interesar:  PRD acepta alianza con PAN, Basave se queda

Finalmente, cuestionó el uso electoral de los programas sociales, «porque solo manipulan y esclavizan a la gente».

Con información de El Universal

Comentarios
+ posts

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

¿Ya nos conoces?