Addie, una hermosa joven, un día decidió irse a vivir a California, Estados Unidos, para poder dedicarse a lo que quería… ¡Ser estrella porno!.

Ella estaba cansada de la represión en su iglesia (mormona), pues dice que la alejó de su “propia identidad”, pues no podía realizar sus tres grandes pasiones: cantar, bailar y actuar.

Pero la cosa no fue fácil para ella, pues luego de que se fue a California para cumplir uno de sus sueños: «ser actriz», pero no fue nada fácil, pues no conseguía trabajo, inclusive batalló como mesera, por lo que tomó la oprtunidad que le ofrecían, ser bailarina exótica.

También te puede interesar:  Novia se entera de que el novio ve porno y cancela la boda

Fue en ese último trabajo en el que conoció personas del mundo del porno y le ofrecieron trabajar en eso, obvio con una muy buena paga, y ella aceptó.

«Fueron momentos complicados por mi educación y mi religión»- dijo Addie- «El sexo prematrimonial era “un pecado muy grave” y hasta “vergonzozo”, por lo que durante 9 años viví “sexualmente reprimida”.

Imagina que de un día para otro alguien que conoces te diga: ¡Adiós iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días! ¡Bienvenido mundo del porno!

También te puede interesar:  Muere mientras veía Annabelle 3 en el cine ¡Ay Nanita!

Esta historia, la cuenta ahora Addie Andrews de 30 años, en entrevista para el New York Post y dice toda esta historia inició cuando ella tenía apenas 17 años.

Si la quieres conocer más, acá te dejamos un video de Addie, quien recientemente fue nombrada «Mascota del mes» de la revista Penthouse.

Y acá su instagram

Comentarios