Ya lo dice el viejo y conocido refrán: «renovarse o morir», y es que con esta pandemia, cientos y cientos de negocios han tenido que cerrar, tal es el caso de los gimnasios y la verdad es que en algunos lugares no se ve para cuando.

El Guerrero Fitness Club de Ciudad de México fue una de las «víctimas» de esta pandemia y sus puertas tuvieron que cerrar, pero los gastos fijos siguen y la gente, los empleados tienen familias que mantener, así que no se quedaron con los brazos cruzados y sin importarles el qué dirán, se fueron del otro lado de la balanza, se fueron al «lado oscuro» y ahora en lugar de ayudar a la gente a ponerse en forma y quitarse grasa, se la añaden a los deliciosos tacos que venden.

También te puede interesar:  Busca Gobierno de la CDMX propiciar desarrollo urbano ordenado

‘Los tacos mamados’ fue el genial nombre que se les ocurrió a estos ahora ‘mamados-empresarios’, en el área de alimentos con su nuevo y flamante puesto de tacos, en el mismo lugar en el que se encontraba el GYM, en la colonia Guerrero. Así, cambiaron las pesas por ollas y los licuados de proteína por bistec. 

También te puede interesar:  Ante comerciantes del Centro Histórico, Mikel exigió polígrafo y antidoping a sus contrincantes

Y tú… ¿Tienes la fuerza para probarlos?

Comentarios